Conecta con nosotros

Periódico Cubano

Seidy La Niña responde a sus fans: “Esta cicatriz es mi guerra, mi sobrevivencia”

FARÁNDULA

Seidy La Niña responde a sus fans: “Esta cicatriz es mi guerra, mi sobrevivencia”

La cubana respondió de manera contundente a un seguidor que sugirió que se tatuara o cubriera la marca en su abdomen

La antillana ha dejado claro que su cicatriz abdominal es más que una marca en su piel. (Captura de pantalla © Seidy La Niña – Instagram)

El día de ayer, la cantante cubana Seidy La Niña ha dejado claro que su cicatriz abdominal es más que una marca en su piel. Respondiendo al comentario de un fanático, donde le “recomendaba” cubrir su cicatriz con un tatuaje porque “no se veía bien”, la artista expresó que esta es un testimonio de su valentía y resiliencia frente a la adversidad.

Seidy explicó que la marca en su abdomen es el resultado de una intervención quirúrgica tras un devastador accidente de tráfico. En el video, la artista mostró no solo la parte visible de la cicatriz, sino también la extensión que llega hasta su pecho, cubierta parcialmente por un tatuaje.

“Esta cicatriz es mi guerra, mi sobrevivencia, que me recuerda por qué estoy viva, por qué luchar”, afirmó, destacando su orgullo y aceptación de ese recordatorio vivo que lleva consigo desde el accidente que casi le cuesta la vida.

La intérprete de Mulatica reveló que, a pesar de haberse tatuado la cicatriz del pecho por un sentido meramente “estético”, hoy en día se arrepiente de esa decisión.

La trayectoria de Seidy La Niña ha estado marcada por su fuerza y determinación. En 2014, cuando estaba a punto de lanzar su primer disco, un grave accidente automovilístico cambió radicalmente su vida. La artista sufrió múltiples lesiones, incluyendo la perforación de la aorta, colapso del pulmón, hemorragia interna, fractura de pelvis y lesiones cerebrales.

El proceso de recuperación fue documentado desde el mismo día del accidente, mostrando imágenes impactantes y conmovedoras. Durante ocho meses, Seidy enfrentó la incapacidad de caminar y hablar, desafiando los pronósticos médicos que sugerían que podría perder estas habilidades de forma permanente. La cantante reconoció que su mecanismo de defensa fue evitar mirarse en el espejo hasta sentirse lista para enfrentar la realidad.

Además de las secuelas físicas, Seidy experimentó un cambio en su voz y perdió los implantes de seno, que tuvieron que ser reconstruidos. A pesar de las cicatrices visibles en su cuerpo, la famosa ha decidido mostrarlas sin reservas, convirtiéndolas en símbolos de su lucha diaria por la vida y la búsqueda de sus sueños.

Para las secuelas emocionales, la artista enfrentó el miedo con un trabajo personal intenso, forjando su carácter con amor propio y fe. En este proceso, contó con el apoyo incondicional de su familia, especialmente de su madre, quien se convirtió en su pilar fundamental.

Comentar noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
Salir de la versión móvil