Conecta con nosotros

Periódico Cubano: Noticias de Cuba

Militar cubano filtra detalles de los principales centros de espionaje en Cuba

NOTICIAS DE CUBA

Militar cubano filtra detalles de los principales centros de espionaje en Cuba

El edificio, para cuya construcción y equipamiento se destinan millones de pesos, está situado cerca de la CUJAE en La Habana

El régimen utiliza centros de espionaje tanto para controlar a la población, como para influir en la política internacional. (Foto © Cortesía Darwin Santana)

La dictadura cubana ha invertido masivamente en sistemas de inteligencia concentrados en La Habana para mantener un estricto control sobre su población. Estas “cities” de inteligencia, situadas estratégicamente en la capital, no son solo centros de operaciones, sino también símbolos de un Estado vigilante.

Según una revelación hecha por un militar cubano, molesto con el régimen castrista, una de estas instalaciones críticas se encuentra en Avenida 60, conocida por su construcción robusta y su diseño que combina elementos de seguridad máxima con tecnología avanzada.

La otra “city”, según contó en entrevista exclusiva con el influencer Darwin Santana, se localiza en una zona grande con amplias instalaciones de antenas y sistemas de comunicación, destacando por su fachada totalmente acristalada, una característica que esconde la sofisticación y el costo de los equipos al interior.

Desde los primeros años después de la Revolución, Cuba contó con la ayuda de la Unión Soviética para el desarrollo de estas capacidades, colaboración que después de la caída del campo socialista se mantuvo con países como China y Vietnam. Estos sistemas han servido tanto para control interno, como para interceptar comunicaciones internacionales, evidenciando su capacidad de alcance hasta en países del hemisferio norte como Canadá.

Relación de los centros de inteligencia con el Síndrome de La Habana

Las capacidades de espionaje no se limitan a la vigilancia doméstica. Estos sistemas también han sido utilizados para interferir en las operaciones de entidades extranjeras. Algunos presumen que tal fue el caso de los ataques sónicos contra las sedes diplomáticas de Estados Unidos y Canadá, afectando la salud de varios diplomáticos y sus familias, y creando un conflicto internacional aún sin resolver.

Este llamado Síndrome de La Habana ha generado una percepción internacional de que Cuba utiliza su capacidad de espionaje para ejecutar operaciones que podrían ser vistas como hostiles o provocativas. Estos incidentes han llevado a tensiones diplomáticas y han afectado aún más la imagen de la dictadura comunista en el escenario mundial.

Cuba es conocida por exportar su experiencia en inteligencia y seguridad a aliados políticos, lo que también influye en cómo se percibe su programa de espionaje. En regiones geopolíticamente sensibles, especialmente en América Latina y entre los países del bloque Bolivariano (Venezuela y Nicaragua), el espionaje cubano es visto tanto con cautela como una herramienta de influencia política.

A pesar de la avanzada tecnología de las “Cities” de inteligencia, otras áreas vitales como la infraestructura pública y la atención médica han sido notoriamente descuidadas. Este contraste subraya la prioridad del gobierno de enfocar recursos en el mantenimiento del poder a través de la vigilancia en vez de mejorar las condiciones de vida del pueblo cubano.

Comentar noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arriba
Salir de la versión móvil