Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

A 20 años de los atentados del 11S el mundo recuerda la mayor tragedia de EEUU

Estados Unidos

A 20 años de los atentados del 11S el mundo recuerda la mayor tragedia de EEUU

El 9/11 fue un hito en la historia del mundo, que sigue dejando víctimas hasta nuestros días

zona cero world trade center new york (15)

A 20 años de la tragedia, esta sigue presente en las mentes y corazones de todos los estadounidenses,  y difícilmente podrá ser olvidada por el resto del mundo. (Foto: Periódico Cubano)

En la mañana del martes  11 de septiembre del 2001, los relojes se paralizaron a las 8:46 y el mundo no volvió a ser el mismo cuando su marcha se reanudó.

En Nueva York, los últimos días del verano se transformaron en los peores episodios en la historia de Estados Unidos de América.

Ante la mirada atónita de cientos de ciudadanos apurados para llegar sus trabajos, el vuelo 11 de American Airlines con 76 pasajeros, 11 miembros de la tripulación y cinco terroristas a bordo, se estrelló entre los pisos 93 y 96 de la torre norte del World Trade Center.

Aquellos que no fueron testigos directos de la primera colisión, creyeron que se trataba de algún piloto inexperto que por accidente había impactado contra el edificio. Minutos después, a las 9:03 am, el vuelo 175 de United Airlines golpeó la torre sur. Viajaba con 51 pasajeros, nueve miembros de la tripulación y cinco terroristas más.

La aeronave también había partido de Boston y se dirigía a Los Ángeles, pero fue secuestrada entre las 8:42 y 8:46 am y redireccionada a Manhattan, según el Departamento de Justicia.

Cuando se suscitó el segundo impacto todo quedó bien claro para quienes atestiguaban impotentes la caída de las Torres Gemelas, que hasta ese momento habían permanecido como un símbolo del poder económico y comercial de la nación.

Ambas edificaciones ardían y frente a multitudes incrédulas, que todavía desconocían el horror que se vivía a su interior.

Los terroristas había logrado también atentar contra la sede del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. El Pentágono en Washington DC, corazón militar del país había sido impactado por un tercer vuelo (vuelo 77 de American Airlines) a las 9:57 am.

Un cuarto avión, perteneciente al vuelo 93 de United Airlines, también secuestrado y tenía como objetivo el Capitolio ubicado en la ciudad de Washington D.C., se estrelló en campo abierto cerca de Shanksville, Pensilvania, aproximadamente 208 kilómetros antes de llegar a su objetivo.

A 20 años del suceso, el país sigue conmocionado por lo ocurrido, incapaz de procesar el peor ataque ocurrido desde 1941, cuando la Armada Imperial Japonesa atacó Pearl Harbor durante la Segunda Guerra Mundial.

Lo que siguió fue un infierno para las personas que lo vivieron o lo atestiguaron: los gritos de ayuda desde las torres, las personas lanzándose al vacío en su desesperación por eludir las llamas, los trozos de escombro cayendo en las calles y los edificios cercanos.

Estados Unidos no había podido evitar, que un grupo de individuos con recursos limitados pertenecientes a la célula terrorista Al Qaeda fuesen responsable de la pérdida de más de 3 000 personas ese día.

Bomberos, policías y civiles que trataron de ayudar tras los ataques sufrieron consecuencias de salud y psicológicas, ante las horribles escenas y los escombros que aspiraron.

El plomo y asbesto de las estructuras siguieron cobrando víctimas mortales incluso años después del ataque y disminuyó grandemente la calidad de vida de otros tantos con secuelas irreparables.

Pero las mayores repercusiones de los atentados del 9/11 no se limitaron a sus testigos directos, o siquiera a EEUU.

El mundo después del 9/11

Las consecuencias derivadas de los atentados terroristas del 11 de septiembre trascenderían las fronteras del país norteamericano.

La seguridad de los aeropuertos del mundo aumentó, sobre todo en el ingreso a territorio estadounidense, que se volvió una barrera casi infranqueable para cualquier visitante extranjero, en especial para los provenientes de países patrocinadores del terrorismo.

Una nueva legislación fue aprobada por el Congreso de los Estados Unidos con el objetivo de proteger la nación. Por lo mismo, mientras EEUU declara la guerra a Afganistán, con repercusiones en otras zonas cercanas, los refugiados de este lado del mundo encontraron cada vez más difícil recibir asilo en cualquier país.

El 9/11 fue un hito en la historia del mundo, pues un nuevo tipo de guerra se había iniciado. Decenas de atentados, con menos víctimas e involucrados, en diferentes países se desarrollaron durante las décadas siguientes y no cesan hasta el momento.

Extremistas con chalecos o autos bomba, con vehículos, con armas de fuego, e incluso con armas blancas, han puesto en vilo al mundo, sin un patrón o una provocación que permita anticipar cuál será su próximo golpe.

Más allá del dolor inicial por los fallecidos; el legado de este ataque es la impotencia, la desesperación y el miedo de sentirse vulnerable a otro infierno igual. Vulnerables como nación, pero también como ciudadanos, pues siempre será una tragedia que madres, padres, hermanos, hijos, amigos, perezcan en actos tan bajos, donde sus víctimas son escogidas al azar; ignorando que se trata de individuos con sus propios sueños, esperanzas, con metas, gustos y formas de hablar, que se apagan para siempre en un sinsentido “ideológico”.

A 20 años de la tragedia, esta sigue presente en las mentes y corazones de todos los estadounidenses,  y difícilmente podrá ser olvidada por el resto del mundo.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias de Impacto

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Videos de Cuba

To Top