SÚPER recarga por solo $19.99 ¡Con todo!
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Economistas cubanos aconsejan a Díaz-Canel atajar la inflación y aumentar el sector privado

Noticias de Cuba

Economistas cubanos aconsejan a Díaz-Canel atajar la inflación y aumentar el sector privado

“La irritación de una parte de la población que protestó el 11 de julio pasado no ha desaparecido, solo se ha calmado”

Atajar la inflación y aumentar el sector privado son los consejos de varios economistas a Díaz-Canel

“Cuba tiene profundos desequilibrios estructurales en su economía que no se resuelven con medidas coyunturales. La juventud aspira a un país distinto”. (Foto: Periódico Cubano)

Atajar la inflación y aumentar la participación del sector privado en la economía, reduciendo el tamaño de la empresa estatal, fueron los consejos más repetidos cuando la revista cubana Temas interrogó a varios economistas del país con la pregunta “¿qué consejos le darían al presidente (Miguel Díaz-Canel) y al primer ministro (Manuel Marrero) en una reunión privada de solo tres minutos de duración?”.

Entre quienes contestaron la hipotética situación se encuentran prestigiosos académicos de las ciencias económicas, los cuales no necesariamente tienen el mismo nivel de compromiso con el gobierno comunista.

Por ejemplo, fueron entrevistados José Luis Rodríguez, exministro de economía en el Periodo Especial y actual asesor del gobierno; Silvio Gutiérrez, funcionario del Ministerio de Finanzas y Precios; Juan Triana, profesor del Centro de Estudios de Economía Cubana, Universidad de La Habana; los economistas cubanos que viven y trabajan en el extranjero Pedro Monreal y Omar Everleny, entre otros.

José Luis Rodríguez dedicaría sus valiosos tres minutos con los máximos dirigentes del país a aconsejarlos sobre la necesidad de “renegociar la deuda externa mediante otras fórmulas más flexibles de pago de deudas vencidas y no pagadas”; y “frenar el crecimiento del impacto de la inflación, buscando bajar el costo del dólar en la economía informal mediante asignación de divisas a actores claves de la economía no estatal y estatal”.

Además, le recomendaría “mejorar la comunicación social. Abrir espacios para los especialistas en temas económicos y sociales en los medios, que permita ofrecer una visión alternativa a la información que ofrecen los actores económicos oficiales”.

De esta manera, uno de los economistas más vinculados con el gobierno en el pasado y el presente le pide transparencia y acabar con el secretismo.

Por su parte, Pedro Monreal sugiere “modificar con urgencia el sistema actual de gestión de empresas estatales, como paso inicial para el reemplazo de la planificación centralizada, retirando la subordinación que hoy tienen las empresas estatales, grupos empresariales y sociedades mercantiles respecto a los diferentes ministerios, y establecer una entidad de control y gestión de activos estatales –dependiente de la presidencia– para el control estatal directo sobre un grupo reducido de entre 50 a 80 entidades estatales seleccionadas (del total aproximado de 2 000 empresas estatales y sociedades mercantiles que existen en la actualidad)”.

Misma opinión comparte Juan Triana, quien es partidario de “redimensionar el sistema empresarial estatal, reducir su tamaño y aumentar su peso estratégico en la economía. Ello significa desembarazarse de todas aquellas empresas que no sean eficientes, concentrar los esfuerzos y los recursos (del pueblo) en las que realmente sean eficientes y tengan capacidad de arrastre sobre el resto de la economía”.

Aunque añade un punto clave, que todos los actores económicos privados piden al gobierno: acabar con el monopolio del comercio exterior. “Extender por default la facultad de exportación e importación a todos los actores de la economía nacional”, sintetiza Triana.

Omar Everleny fue uno de los más directos cuando respondió que el presidente y el primer ministro deberían entender que “en el mundo, la empresa estatal socialista nunca ha funcionado. Es mejor tener empresas públicas, con participación accionaria de los trabajadores”.

Everleny mostraría a los dirigentes que “el desarrollo de las economías socialistas de Asia se debe al papel concreto que se le dio al sector privado en la economía”. Además, “63 años es un tiempo más que suficiente para darse cuenta de las imperfecciones del modelo cubano”.

En una mirada a la parte social, el economista explica que “les diría que la irritación de una parte de la población que protestó el 11 de julio pasado no ha desaparecido, solo se ha calmado”.

“Cuba tiene profundos desequilibrios estructurales en su economía que no se resuelven con medidas coyunturales. Y que la juventud aspira a un país distinto, y si las generaciones anteriores no dejan un camino viable, harán cambios drásticos, que pueden incluso conspirar contra el modelo definido hace sesenta años atrás”.

Por ello, “es preferible dejar de invertir en hoteles a corto plazo e invertir en hospitales, servicios de salud y alimentación”.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisement

Noticias de Impacto

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Escándalos en la Farándula

To Top