Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

¿Cuándo será el fin de la doble moneda?

Noticias de Cuba

¿Cuándo será el fin de la doble moneda?

La supresión del Peso Convertible en favor del Peso Cubano tendrá como consecuencia la eliminación de la tasa preferencial de cambio que ahora mismo tienen las empresas estatales

Dentro de América Latina existen sobrados ejemplos de países que han implementado un cambio de denominación en sus monedas, la introducción de una nueva divisa o la eliminación de una vieja. Cada con peculiares características y en un contexto económico único y diferente al resto de sus vecinos.

En el caso de Cuba y a grandes rasgos hay de todo un poco.

  • Un Peso Convertible (CUC) que circula en el país desde 1994, como si fuese una ficha de casino y que solo reconoce el gobierno cubano
  • Un aumento en la denominación con la entrada en vigor de billetes de mayor valor
  • Escasez de productos e insumos de todo tipo y el aumento desmesurado de sus precios
  • Necesidad de eliminar precisamente ese Peso Convertible (CUC), que si bien en su momento fue una medida “salvadora”, para recaudar todas las divisas extranjeras que estaban o entraban al país tras la despenalización del dólar, se convirtió con el paso del tiempo en un obstáculo económico y financiero para el desarrollo.

Curiosamente, el proceso de eliminación de una doble moneda más cercano a Cuba -por credibilidad e influencia- no es latino, sino europeo. La creación de la Unión Europea y la implantación del euro como moneda única; no se pudo llevar a cabo sin antes pasar por una situación económica en la que coexistieron dos o más monedas oficiales dentro de un mismo país.

Cada país de la Zona Euro, tuvo que lidiar con una situación de dualidad monetaria, por lo que no dejó de ser para los económistas cubanos –y del mundo- un objeto de estudio sin igual en la historia de la humanidad. España, que siempre ha sido la puerta de entrada de Cuba en Europa fue una oportunidad para mirar y seguir de cerca ese proceso.

Y sabiendo que la Unión Europea ha ofrecido su asesoría al gobierno cubano en la cuestión del CUC, no sería de extrañar la presencia de algún expertor europeo en el asunto, y que este fuese precisamente un funcionario o empresario español.

A fin de cuentas, siempre se ha recurrido a España en materia de inversión de capitales, préstamos, intercambio cultural e incluso; cuando hubo necesidad de un cirujano para operar al fallecido Fidel Castro se recurrió a un galeno español.

La supresión del Peso Convertible en favor del Peso Cubano tendrá como consecuencia la eliminación de la tasa preferencial de cambio que ahora mismo tienen las empresas estatales, lo que puede provocar un shock económico, más desabastecimiento e inflación dentro de un país que no tiene reservas económicas o financieras.

Las tímidas reformas realizadas por Raúl Castro, permitieron un aumento de las inversiones extranjera y un discreto desarrollo de la propiedad privada en los servicios; pero sin lograr atraer a los sólidos inversores extranjeros que se mantienen aterrados, entre otras cosas por la dualidad monetaria que deforma y distorsiona la economía de la isla.

En 2013 se anunciaron planes oficiales para la eliminación definitiva del Peso Convertible (CUC) en favor del Peso Cubano (CUP), y se designó como arquitecto del proyecto a Marino Murillo; quien fue liberado de su cargo de Ministro de Economía y Planificación para concentrase en el tema de la “actualización del modelo económico y social cubano”

Las tiendas recaudadoras de divisas comenzaron a aceptar el Peso Cubano (CUP), el gobierno desarrolló propuestas de normas jurídicas, ajustó y actualizó los sistemas informáticos contables, capacitó al personal que debía acometer la ejecución de las transformaciones, y muchos otros cambios y medidas en vistas a la etapa final.

Desde el exterior, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos y la política conciliadora de la administración de Barack Obama, sobre todo las medidas que permitieron a empresas norteamericanas invertir en la isla y a los turistas visitarlas, fueron un incentivo para continuar avanzando en la política monetaria.

Otro empujón al proyecto, era la posible victoria de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales, una garantía -quizás con algunos matices- de que se continuaría la política de apertura hacia la isla.

Todo parecía indicar, que se cumpliría lo planeado antes de que Raúl Castro abandonase la presidencia en abril del 2018. Pero la victoria republicana en las elecciones de los Estados Unidos amargó la fiesta. Donald Trump triunfó, y revocó todo lo “avanzado” por la administración de Obama. Anuló algunas de sus medidas y congeló nuevamente las relaciones. Llegando a afectar visiblemente al sector turístico de la isla.

Del otro lado Venezuela, el principal socio comercial de Cuba, profundizaba su crisis económica, política y social.

El panorama cambió de la noche a la mañana. El gobierno cubano dejó de hablar del tema. Solo Raúl y con mucha cautela se ha tocado el tema en algún discurso oficial o cuando hay que calmar a la población por los rumores que surgen sobre el canje de billetes en los bancos y CADECAS.

Mientras corre el año 2018, Raúl Castro transfiere la presidencia a Miguel Díaz-Canel, y este hereda la tarea pero sin anunciar nada nuevo, ni siquiera se conocen en profundidad sus ideas al respecto.

3 Comments

3 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Suscríbete GRATIS y recibe noticias

To Top