Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

El poeta cubano Jorge Olivera denuncia la desaparición forzosa de su esposa, la activista Nancy Alfaya

Noticias de Cuba

El poeta cubano Jorge Olivera denuncia la desaparición forzosa de su esposa, la activista Nancy Alfaya

El gobierno cubano la mantuvo detenida 27 horas sin justificación

La activista Nancy Alfaya y el poeta Jorge Olivera fueron víctimas de la represión en Cuba (CUBANET)

El poeta cubano Jorge Olivera Castillo relató el secuestro del que fue víctima su esposa, la activista Nancy Alfaya, cuando sorpresivamente fueron interceptados en plena vía pública por agentes de la policía cubana y de la seguridad del Estado en La Habana.

En un texto publicado en CubaNet, el escritor comentó que el pasado 22 de octubre estaban parados frente al portal de conocida dulcería ubicada en la calle J, entre 25 y 27, del municipio Plaza, cuando un policía se acercó a la activista pidiéndole que se identificara.

Tras dar su nombre, Nancy fue conducida a una patrulla y Olivera también pidió subirse al vehículo, sin embargo, luego de avanzar  tres kilómetros fue sacado a la fuerza y no volvió a ver a su esposa 27 horas después.

El poeta logró descubrir al momento de que fue abandonado que un agentes de la seguridad de Estado dirigía la operación desde una motocicleta.

Al no obtener noticias de Nancy, el escritor presentó ante el Tribunal Provincial un Habeas Corpus con mucha preocupación y temiendo por la integridad física y psicológica de su pareja.

“Pensaba en extenuantes interrogatorios, en una golpiza y en todo el arsenal de métodos a disposición de los verdugos para quebrar la voluntad de quienes se han atrevido a saltarse los muros de la censura y la doble moral”, manifestó.

Cuando Nancy recuperó su libertad, le dijo que estuvo detenida en un calabozo de una unidad policial ubicada en el municipio Regla y que los agentes secuestradores le rompieron su teléfono celular.

Además de la detención arbitraria, la activista recibió una multa por alteración del orden, comportamiento que nuca tuvo en la calle antes del arresto.

“No estábamos preparando una protesta pública en Cuba, ni nada parecido, solo éramos un par de cubanos con deseos de degustar unos dulces”, manifestó Olivera, quien tanto él, como Nancy, están cocientes que pueden ser víctimas otra vez de dicha práctica represiva.

“Ellos son la ley y por tanto hacen y deshacen a sus antojos. Queda claro que, en la tiranía de Cuba, el papel sanitario tiene mucho más valor que la nueva Carta Magna”, manifestó el poeta.

A su relato agregó unas reflexiones en las que señala que vivieron en carne propia lo que es una desaparición forzosa en la Isla, así como el terrorismo de Estado y maldad que ya es un hábito del gobierno.

“No es una preocupación que nos robe la calma. Lo más importante es acopiar fuerzas para cuando la injusticia aparece por cualquier pasillo de la cotidianidad. En estos escenarios, hay que estar preparado para las contingencias. El odio que habita en la mente de los represores en Cuba es un animal que apenas duerme”, finalizó.

 

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top