Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Conoce al Superman cubano, célebre actor de cine para adultos en los 50

Farándula

Conoce al Superman cubano, célebre actor de cine para adultos en los 50

Otros aseguran que, gracias a su fama y sus dotes, se llevó a la cama a varias luminarias del mundillo hollywoodense como Marlon Brando y Ava Gardner

Superman de La Habana

Se dice que el miembro de Superman tenía una longitud de alrededor de 30 centímetros. (ESCENA DE LA PELICULA EL PADRINO)

Dicen que su nombre real era Enrique y que había nacido en abril de 1920. Esta última información nadie ha podido comprobarla, pero lo que sí aseguran quienes lo conocieron era que se había vuelto famoso por sus increíbles demostraciones en los espectáculos eróticos con los que se robaba toda la atención del público que iba a verlo al pintoresco Shanghai Club, en La Habana de los años cincuenta.

De sus primeros años se conoce poco, como mismo sucede con muchas de las figuras de le época republicana. Se dice que vivía en el barrio de Los Sitios. No se sabe cómo Enrique llegó a las puertas del sitio nocturno de marras y luego pasó a formar parte de las funciones que ahí tenían lugar. Lo cierto es que, cuando contaba, quizás, con poco más de treinta años, ya era célebre por su rol protagónico en The Superman Show, una presentación en la que desplegaba sus dotes de actor porno. La noticia corrió de boca en boca y el espectáculo fue ganando numerosos adeptos, entre ellos, un buen número de turistas norteamericanos que elegían la mayor de las Antillas para vacacionar, en medio de un panorama de proliferación de la prostitución que favoreció la llegada a la isla de extranjeros que aspiraban a satisfacer intereses sexuales.

Según ha trascendido hasta nuestros días, en la representación, Enrique, convertido en el superhéroe creado por Jerry Siegel y Joe Shuster para DC Comics, se dedicaba a penetrar vaginalmente a una mujer que aparecía encima de las tablas, encadenada a un poste. Esta también tenía que poner de su parte y mostrar una reacción de pavor mientras se iba acercando a sus carnes el enorme pene de su compañero de escena.

Se dice que el miembro de Superman tenía una longitud de alrededor de 30 centímetros. Otros aseguran que, gracias a su fama y sus dotes, se llevó a la cama a varias luminarias del mundillo hollywoodense como Marlon Brando y Ava Gardner. Existen, por otro lado, personas que cuentan que el cubano también brindaba “servicios” de shows privados para clientes que pudieran pagarlos a altos precios. Ciertas fuentes se han encargado de aseverar que era homosexual.

Luego de enero de 1959, Enrique decidió que no seguiría viviendo en la tierra que lo vio nacer y se marchó de Cuba. Nadie volvió a saber de él. Graham Greene, escritor, guionista y crítico británico, fue una de las celebridades que presenció sus funciones en el Shanghai y trató de encontrarlo para que fuera parte del elenco de la adaptación cinematográfica de Nuestro hombre en La Habana, pero no pudo localizarlo. Su show aparecía, de cierta forma, en aquella novela.

En la segunda parte de la saga El Padrino, dirigida por Francis Ford Coppola y estrenada en 1974, se hace alusión directa a Superman. Un actor negro, de espaldas al público, presume de su pene en el Shanghai Club. La escena es cercana a la parte en que los protagónicos Michael y Freddo Corleone se encuentran en la capital de Cuba.

Algunos afirman que falleció en México. Supuestamente, acabó con su vida un amante celoso.

 

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top