Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Industria cárnica en Santiago de Cuba está parcialmente detenida, no hay animales

Noticias de Cuba

Industria cárnica en Santiago de Cuba está parcialmente detenida, no hay animales

Al Combinado Cárnico no le llegan los cerdos y reses que hacen falta para elaborar productos derivados de la carne

Industria cárnica en Santiago de Cuba está parcialmente detenida, no hay animales

Industria cárnica en Santiago de Cuba está parcialmente detenida, no hay animales. (DDC)

El Combinado Cárnico de Santiago lleva casi un año trabajando a menos de medio tiempo pues su capacidad para procesar cerdos y reses no es satisfecha debido a la ausencia de estos animales en el sistema de la agricultura.

«La matanza de cerdos es de 14 a 30 animales, cuando hay. Antes era de 300 a 500 en la semana. En cuanto a las reses, es de entre diez y 20, cuando la cifra semanal era de hasta 300», dijo un trabajador entrevistado.

«Parte de los trabajadores de la matanza estamos interruptos, descansamos entre tres y cuatro días hasta que vengan animales. Entonces, si no hay MDM (masa deshuesada mecánicamente), ni soya, ni harina no se puede hacer el picadillo», ejemplificó.

«La falta de animales para el sacrificio obedece a que no hay pienso y forraje. El alimento que hay es insuficiente para mantener una matanza estable. A ello se suma la corrupción de los encargados de administrar los alimentos para los animales, que sufren ‘desvíos'», dijo otro trabajador que pidió mantenerse en el anonimato.

Ante la falta de esos animales que son tradicionales en la cocina del cubano, la empresa cárnica está tomando otras iniciativas: «En estos momentos también estamos matando caballos, son animales decomisados fundamentalmente a los cocheros. Parte de esa carne se manda a los hospitales y el resto se usa para hacer picadillo».

La inestabilidad en la producción afecta los salarios de los trabajadores: «Los que trabajamos en el sacrificio cobramos por rendimiento; es decir, de acuerdo a la cantidad de animales que se maten. Tenemos un salario básico de 350 pesos. Cuando había bastantes sacrificios, llegamos a cobrar entre 700 y 800 pesos, así que pueden ver toda la pérdida que tenemos», concluyó el empleado.

Todas la informaciones son perfectamente verificables cuando se hace un recorrido por los principales mercados de la ciudad y se ve un desabastecimiento total de carne y sus derivados como hamburguesas, albóndigas y picadillo.

 

Con información de DDC

 

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top