Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Instituciones cubanas intentan controlar la plaga del caracol gigante africano

Noticias de Cuba

Instituciones cubanas intentan controlar la plaga del caracol gigante africano

La especie es invasora de la fauna cubana y puede traer graves enfermedades

Institución de salud cubana da indicaciones para controlar la plaga del caracol gigante africano

Institución de salud cubana da indicaciones para controlar la plaga del caracol gigante africano. (WIKIPEDIA)

El Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal (INISAV) publicó este jueves una serie de medidas para tratar de incidir en la descontrolada propagación caracol gigante africano (CGA), que figura entre las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.

Michel Matamoros Torres, Máster en Ciencias de Entomología y Malacología Agrícola, del Departamento de Zoología y Herbología del INISAV, dijo que lo más fácil es la destrucción de la concha y cerrarla herméticamente en una bolsa que pudiera enterrarse bajo tierra.

“De forma alternativa puede quemarse de manera segura o sumergirla en una solución de sal o cal al 3 % (tres cdas. /L de agua) por 24 horas y luego sepultarla. Al tiempo que advirtió de los efectos nocivos de arrojarlas en ríos, solares yermos, calles o en la basura destinada a recoger por el servicio de comunales.

En la isla es muy común que los pescadores la utilicen de carnada para capturar los peces en ríos y mares, lo cual es nefasto. Pues todo contacto con el animal es un riesgo. Igualmente se tiene conocimiento que algunas personas los usan como ofrenda a deidades afrocubanas.

Cuando accidentalmente se haya expuesto a un contacto directo se deben lavar las partes afectadas del cuerpo con abundante agua y jabón.

El caracol gigante africano (Achatina fulica) es una especie de caracol terrestre de la familia Achatinidae, en el orden Pulmonata. Es originario del África tropical: su distribución natural abarca amplias zonas tropicales y subtropicales de varios países de África oriental, entre ellos Kenia, Tanzania y Somalia, en algunos de los cuales se denomina lambí.

Su concha puede medir desde 12 cm con un diámetro de 6 cm, también puede llegar a medir 20 cm de longitud, pero esos son casos muy raros. Aunque es una especie herbívora, puede alimentarse prácticamente de todo, incluido excrementos. En cautiverio, también puede consumir alimentos de origen animal, como comida de perros y gatos, aunque es notorio que el caracol común también consume estos alimentos en las épocas de lluvia.

La especie se detectó en Cuba en el 2014, actualmente ha aparecido en 13 provincias y solo no ha sido reportada su presencia en Guantánamo, Pinar del Río y Cienfuegos.

Tiene una alta tasa de reproducción, capacidad de adaptación al medio y la utilización de diversas fuentes de alimentación. Además, puede desplazar especies de moluscos endémicos, porque compite por el espacio y el alimento donde se encuentra.

El CGA puede ser hospedero de larvas del nematodo Angiostrongylus cantonensis, un parásito pulmonar de las ratas; estas se infectan al ingerir las larvas que portan algunos moluscos como el CGA y también pueden accidentalmente infectar al hombre y provocarle meningoencefalitis eosinofílica.

 

Con información de ACN

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

To Top