Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

“Por eso en Cuba no hay comida”: Campesinos no pagarán fertilizantes y otros insumos 8 veces más caros

Noticias de Cuba

“Por eso en Cuba no hay comida”: Campesinos no pagarán fertilizantes y otros insumos 8 veces más caros

Los precios tras el ordenamiento monetario son una pérdida para ellos, y podrían entrar en huelga si no se les da libertad comercial

Campesino cubano. ( imagen de referencia Ministerio de la Agricultura de Cuba Facebook).

Si bien por años los campesinos han sufrido la falta de apoyo del gobierno de Cuba para ejecutar su labor, desde el Ordenamiento Monetario además padecen los asfixiantes precios de los ya de por sí costosos insumos y herramientas para ejecutar su labor.

Una fuente del Ministerio de la Agricultura (Minag) afirmó a Diario de Cuba que pese a que los productos fertilizantes son escasos, los pocos que hay permanecen en las tiendas “estancados”, sin venderse debido a los altos precios que se registraron a partir de enero.

El medio contactó con campesinos y comprobó la inconformidad que existe en el rubro por dos razones principales: el elevado precio de los insumos, y el control del gobierno sobre el comercio de sus productos.

Javier, un productor de frijoles, expresó al citado medio que era “una locura que el precio del frijol haya subido tan poco, que ni siquiera se duplicó, y el de los insecticidas se multipliquen hasta diez veces. Es la ley del embudo, la parte del Estado ancha y la del pueblo que trabaja la más fina, como si uno fuera burro o esclavo”.

El campesino explicó que el descuido del gobierno incluye no conseguir fertilizantes y plaguicidas a tiempo, lo que ocasiona a veces la pérdida de las cosechas, en especial porque en ocasiones deben recurrir al mercado negro para conseguir insumos, pero no siempre tienen para pagarlo.

“El abono (fertilizante químico industrial) nunca llegó, pero dicen que está por las nubes. Y los productos (químicos para el control de plagas) nos llegaron tarde, después que el frijol estaba casi a punto de cosecharse, cuando ya era inútil aplicarlo. Si uno no lo compra en la calle, del que se roban en los almacenes de ellos mismos y nos venden más caro todavía, pierde la cosecha”, afirmó.

El elevado costo de los insumos y la poca ganancia que les representan las cosechas, hacen poco redituable la labor de los campesinos en Cuba, la mayoría de los cuales afirma tener pérdidas en vez de ganancias.

Por años los agricultores han pedido que el gobierno no intervenga, pues a través de Acopio mantiene controlado su trabajo, decidiendo qué siembran, en qué periodo, cuánto entregan, dónde y a cuánto se vende.

De esta forma el campesino no tiene poder de decisión sobre sus cosechas, que le son prácticamente regaladas al Estado, que sin proveer nada para su producción, percibe casi el total de las ganancias al incluso exportar productos sin dar nada de la ganancia a los productores.

“Estamos j***dos como siempre o peor, porque todo eso nos afecta las ganancias. A Acopio no le importa si llegó tarde esto o aquello ni cuanto te costó. Ellos lo quieren todo y para tener rentabilidad hay que vender donde mismo uno compra lo que necesita para producir: en la calle”, señaló Javier.

El problema para esto, es que en caso de ser atrapados o denunciados, quienes venden producto por su cuenta, aunque ellos lo hayan trabajado e incluso si se trata de sobrante después de haber entregado lo correspondiente a Acopio, enfrentan altísimas multas, prácticamente impagables.

No obstante, si no recurren a comerciar por su cuenta, con el riesgo económico y legal que esto implica, no pueden mantenerse y pagar todos los insumos para producir.

“Es un precio imposible, ya a 105 pesos el saco de fertilizante estaba demasiado caro. Si lo hubieran subido tres veces, se podría pagar, pero ocho veces es demasiado”, afirmó Juan, un campesino de Mayarí, al citado medio.

Aunque en la Mesa Redonda el gobierno anunció algunas modificaciones como disminuir en alrededor de un 60% el precio de venta del pienso nacional para la cría de cerdo, agricultores y ganaderos consideran estas medidas como insuficientes.

Emiliano González, un agricultor de Bayamo en Granma, indicó a Radio Televisión Martí que los productores de los complejos agroindustriales arroceros (CAI), Yara y Río Cauto, que cosechan el 35% de todo el cereal en la isla, están muy molestos, porque desde enero, aumentó 7 veces el precio del combustible, 6 veces el costo del avión que fumiga, y el agua alcanza los 4 mil pesos.

“Lo que el gobierno está dando son parches, el Estado no quiere dar la libertad económica para que logren los campesinos producir el año completo. Continúa el gobierno con la mano dura sobre el que produce y por eso en Cuba no hay comida”, concluyó Emiliano.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top