Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Otaola desenmascara a aduanera que vende artículos decomisados

Hola Ota-Ola

Otaola desenmascara a aduanera que vende artículos decomisados

Otaola muestra cómo una funcionaria que trabaja para la Aduana en el Aeropuerto Internacional José Martí se dedica a vender artículos decomisados por las redes sociales

Alexander Otaola denuncia a funcionaria que se dedica a veneder artículos decomisados. (YOUTUBE)

El presentador cubano Alexander Otaola denunció el jueves en su programa de Facebook Live cómo una funcionaria de la Aduana General de la República de Cuba, identificada como Yanuirys Caridad, se dedica a vender artículos que son decomisados a los pasajeros.

Yanuirys Caridad, según el anfitrión de Hola Ota-ola, ofrece diversos artículos para la venta, como equipos electrodomésticos, ollas arroceras, hornos, secadores de pelo, entre otros.

Asimismo, publica dichas promociones a través de la página web “Revolico”, la cual es muy utilizada por los cubanos para la compra y venta de diferentes productos.

 

Aquí la tienes: Yanuirys Caridad (Ya cerró su Facebook) La oficial de la Aduana que vende por internet lo que nos…

Posted by Los Memes de Luis on Friday, July 26, 2019

 

Otaola manifiesta que es increíble cómo estas personas se aprovechan del cargo que desempeñan para ser unos corruptos en contra de su propia gente en Cuba vendiendo artículos en el mercado negro y redes sociales.

En pleno programa, el presentador hizo una llamada telefónica para comunicarse con la funcionaria al número que indica en su cuenta. Haciéndose pasar por otra persona, Otaola le dijo que está interesado en comprar una olla, un microondas y un secador de pelo para su novia.

Sin embargo, la mujer le responde que solo contaba con hornos. Otaola prosiguió a preguntarle el costo de los hornos, y esta respondió que 150 CUC.

“Ahora lo único que tenemos es hornos, tendrías que verlo, vale 150 CUC. Secador de pelo ya se acabó también, no sabría decirte cuándo tendremos, eso depende de cuando venga la muchacha. Me llamas a cualquier hora”.

Posteriormente, Otaola se atrevió a preguntarle que si eso no le generaba algún tipo de problemas ya que trabaja para la Aduana y pues resulta ser algo sumamente delicado. La mujer dejó de hablar y colgó la llamada.

 

 

 

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top