Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

Berta Moraleda, la primera mujer cubana que pilotó un avión

HISTORIA DE CUBA

Berta Moraleda, la primera mujer cubana que pilotó un avión

Estuvo 10 minutos desarrollando un programa de acrobacias aéreas que tuvo como espectadores a miles de personas

Berta Moraleda, la primera mujer cubana que pilotó un avión

Casi al final de su vida, se lamentaba de que la aviación solo fuera un pedacito de su trayectoria profesional, pues luego tuvo que tomar otros trabajos como oficinista. (Foto: Ecured)

En 1930, Berta solo tenía 18 años y fue despedida del puesto que venía ocupando desde hacía algún tiempo como telefonista de la Compañía Panamerican Airways, en La Habana. Su expulsión no estuvo relacionada con un mal trabajo, sino con un chantaje que les jugaron a los jefes de la empresa.

Para que la entidad pudiera controlar el correo por vía aérea durante el gobierno de Gerardo Machado, debían despedir a la cubana y poner en su lugar a una estadounidense.

Según relató Berta, en una entrevista concedida a Alcides Iznaga en enero de 1975 para la revista Bohemia, ella era el sustento de su familia, por lo cual su despido fue un golpe duro. Sin embargo, no se amilanó. Inspirada en el espíritu de la francesa Madeleine Herveux, protagonista de varios vuelos en el Campamento Militar de Columbia, pensó en manejar un avión de manera profesional.

“En esa época, la Compañía de Aviación Curtiss estableció una escuela en el aeropuerto de Rancho Boyeros, y decidí matricularme en su primer curso. Me enfrenté con dos obstáculos: la negativa de mi padre y el problema financiero —no tenía un centavo—, el curso costaba ¡dos mil quinientos pesos!”.

En cuanto al padre, este terminó accediendo, y el dinero lo obtuvo mediante una beca concedida por Alfredo Hornedo, propietario del Excelsior-El País. El trato sería que luego de la escuela Curtiss, ella trabajaría en su diario.

“Le expliqué que podía yo pilotear una aeronave para llevar las matrices a Santa Clara, donde se haría la impresión de los ejemplares que harían el enlace con el tren vespertino, llegando su periódico a Camagüey y Oriente antes que el Heraldo de Cuba, su máximo rival”, puntualizó Moraleda.

Durante su paso por la escuela, se ganó el reconocimiento de todos. Su instructor de vuelo, M. Faulkner, citado por Navia García Fabeiro en la revista Amor y Vida, dijo de ella: “en el aire es valiente. Y cuando ejecuta el salto de la muerte y otras piruetas, a pesar de que apenas llega a las diez horas de vuelo, ya ella toma los controles y, por iniciativa propia, levanta el biplano Fledgling, hace virajes sobre el aeródromo y aterriza como un piloto experto”.

Siendo aún estudiante, el 31 de marzo de 1930, acompañó a Frances Harrell, una de las pocas damas que poseía licencia de aviación en el mundo, e hicieron piruetas en el aire. La Moraleda la seguía en su propio aparato y realizaron juntas un arriesgado looping the loop (giro a la vuelta).

Luego de su éxito, en abril, cuando estuvo 10 minutos desarrollando un programa de acrobacias aéreas que tuvo como espectadores a miles de personas, Berta completó cincuenta horas de vuelo y se graduó en mayo de forma meritoria. Posteriormente, aunque no ocupó el puesto en el Excelsior-El País, sí continuó ejecutando maniobras de entrenamiento en diferentes aeroplanos.

En la entrevista antes citada, Berta relata algunas de sus anécdotas más preciadas: “viví una vez un conato de aterrizaje. Al sentir un ruido extraño del motor, empecé a volar sobre un campo de caña; entonces, cuando ya iba a terminar el vuelo de forma peligrosa, recordé que mi instructor recomendó que evitáramos, en lo posible, los descensos de emergencia y, rauda, puse en marcha nuevamente el avión… ¡Con un gran esfuerzo pude tomar pista!”.

Casi al final de su vida, se lamentaba de que la aviación solo fuera un pedacito de su trayectoria profesional, pues luego tuvo que tomar otros trabajos como oficinista.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top