CAFÉ LA LLAVE a 99 centavos CORRE QUE SE ACABA
Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Camagüey: Alarma por dos suicidios en prisión con un mes de diferencia

Noticias de Cuba

Camagüey: Alarma por dos suicidios en prisión con un mes de diferencia

Ambos casos se dieron con apenas 33 días de diferencia y han hecho sonar las alarmas en esa ciudad

Cárceles en Cuba

Prisiones en Cuba, imagen de referencia (CUBANET)

Al menos dos personas han acabado con su vida tras ser conducidas a los calabozos de la policía de Camagüey en los últimos cinco meses. Ambos casos se dieron con apenas 33 días de diferencia y han hecho sonar las alarmas en esa urbe, según un reporte publicado el martes por el portal independiente 14 y Medio.

El primero tuvo lugar en la segunda estación de policía de la ciudad a principios de octubre del año pasado. Michel Ramírez Acosta, de 36 años, fue detenido y enviado a una celda de castigo sin supervisión alguna. Dos horas después, se suicidó con un cordón que ajustaba su short al cuerpo.

Según el periódico, su viuda Dayexis Brito todavía busca respuestas e insiste en que su esposo «no tenía ninguna intención suicida».

La investigación del hecho dio como resultado que durante la requisa inicial que le hicieron a Michel, el subteniente de la Policía Nacional Revolucionaria, Geobel Pupo Pupo, no detectó la cuerda y lo encerró con ella en el calabozo.

A finales de diciembre, el Tribunal Militar de Camagüey dictó contra el subteniente una condena de tres años de privación de libertad en una Unidad disciplinaria del Ministerio del Interior por el delito de negligencia.

Un alto oficial de la PNR que solicitó el anonimato explicó que la causa ha sentado un precedente «inusual», pues «se ha hecho de esta sentencia algo ejemplarizante para advertir a los jóvenes policías de la importancia de la revisión del detenido».

«La Orden 26 de la Dirección General de la Policía obliga a los carceleros a una minuciosa requisa de los detenidos (…) Hemos tenido que dar algunas charlas y seminarios sobre la importancia de evaluar el estado psicológico del detenido, al menos de manera preliminar», agregó.

El oficial sostuvo que, si una persona es arrestada por primera vez, si ha ingerido alcohol o si se le ve especialmente deprimida, “hay que redoblar la vigilancia”. “Además, el aislamiento no debe aplicarse en estos casos, porque siempre otros detenidos pueden avisar de un intento de quitarse la vida».

El otro caso fue el de Sandro Cepeda Benítez, un carpintero de 39 años de edad y del poblado de Minas, quien se ahorcó con sus propios pantalones en su celda el 4 de septiembre de 2018, tras dos semanas de detención por el delito de Actividad Económica Ilícita.

Según el diario, Cepeda Benítez se encontraba laborando en la Cooperativa 17 de mayo, cuando la policía hizo un registro en su casa y le requisó cerca de 80.000 pesos cubanos, así como herramientas y muebles de madera.

Sus familiares afirman que, durante los interrogatorios, recibió presiones para inculpar a su entorno. A diferencia del caso de Ramírez, nadie ha sido investigado hasta ahora por negligencia.

«El suicidio carcelario tiene una alta incidencia, especialmente entre las edades más jóvenes y entre los reclusos que llegan por primera vez a prisión», dijo a 14 y Medio Julio Ortega, psicólogo jubilado y con tres décadas de experiencia profesional.

«La presión es muy fuerte para muchos de ellos y no la pueden resistir (…) Me ha tocado tratar a numerosos jóvenes que han hecho un intento de suicidio mientras estaban en el Servicio Militar Obligatorio y también a prisioneros que se cortaron las venas o intentaron ahorcarse mientras se encontraban bajo custodia», precisó.

A su consideración, «la revisión y el cacheo del detenido antes de llevarlo al calabozo es muy importante para evitar, en buena medida, este tipo de hechos tan lamentables”. Cinturones, cordones de atar los zapatos y cualquier instrumento filo cortante «debe ser retirado», insiste.

El oficialista Anuario de Estadísticas confirmó en 2018 que en Cuba cerca de 10 mil personas se suicidaron en los últimos 5 años, siendo el método más frecuente la asfixia, que corresponde al 71.6% de los casos.

También se acuden a otras vías como el envenenamiento, que representa el 10%; el 2.9% es lanzarse desde un lugar elevado; el 2.4% por arma de fuego; el 9.2% por prenderse fuego; y el 2.1% por corte o punción.

En su más reciente edición, el Anuario asegura que los suicidios fueron aproximadamente cuatro veces más frecuentes en hombres que mujeres. En la Isla se quitan la vida 19.3 personas por cada 100.000 habitantes.

Un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) refleja que Cuba ya era el país de las Américas con la tasa de suicidio más alta con 3 mil casos menos hace 4 años.

 

Escríbenos al +1 (786) 725-1960 por Whatsapp para recibir más noticias como esta

1 Comentario

1 Comment

  1. Avatar

    JM

    6 febrero, 2019 at 9:49 am

    Meter en prisión a un carpintero por trabajar y ganarse la vida de forma independiente porque el estado no le da un mínimo de calidad de vida.
    Y así tantos…

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Noticias de Cuba

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Últimas Noticias de Cuba

Advertisement

Suscríbete Gratis

Advertisement
To Top