Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Cubanos en Rusia viven explotación laboral y estafas de intermediarios

Mundo

Cubanos en Rusia viven explotación laboral y estafas de intermediarios

Traficantes de personas los ponen a trabajar en construcciones sin seguridad ni garantía de cobro

Cubanos en Rusia viven explotación laboral y estafas de intermediarios

Unos 25 mil cubanos viajan anualmente a Rusia (ARQHYS)

Unos 25.000 cubanos anualmente entran a Rusia como turistas, pero varios de ellos arriban al país europeo con la idea de quedarse a fin de tener una vida mejor y lejos del sistema comunista.

Un acuerdo entre Moscú y La Habana permite a los cubanos viajar sin visa a Rusia y estar por un lapso máximo de 90 días como turistas y sin trabajar.

En medio de este acuerdo diplomático los caribeños llegan a pagar entre 5.000 y 7.000 dólares a las mafias involucradas en el tráfico de personas para conseguir el pasaje hasta Moscú y supuestos papeles migratorios que dan paso a España e Italia, pero que nunca llegan por la ausencia de Rusia en el espacio Schengen.

El País entrevistó a Josué Pérez, uno de los cubanos que llegó a Europa a través del tráfico de personas y ahora atraviesa por graves problemas económicos debido a la pandemia del coronavirus.

“Vine a Rusia a buscar una vida mejor y al final me van a tener que mandar dinero de Cuba, lo que nos sucede es una estafa. Tienes una idea, sabes que a la gente la engañan, pero piensas que a ti no te va a pasar”, manifestó Pérez, quien en Cuba se dedicaba a la gastronomía turística.

Pese a que la situación en Cuba se puede agravar por el coronavirus, él no descarta en regresar si en Rusia su situación económica no mejora.

Yunior Castro pagó 1.500 dólares a un intermediario que supuestamente le iba a conseguir con ese dinero el billete de ida, alojamiento durante el primer mes y empleo en el sector de la construcción.

Mientras que en Cuba trabajaba en lavandería de un hotel en la Isla de la Juventud, ahora Castro labora en la edificación de un edificio de oficinas en jornada de 12 horas al día y a lado de seis compañeros con los que comparte piso.

Otro de los cubanos entrevistados, identificado como Antonio, explica al medio español que se escoge Rusia por la facilidad para llegar y arriesgándose a las costumbres locales, además de la explotación laboral.

“Escogemos Rusia por la facilidad para llegar, sin saber a qué nos exponemos aquí, la vulnerabilidad de no conocer el idioma, las costumbres, la explotación. Ahora lo único que buscamos es un sustento”, agrega quien trabajaba como informático en una fábrica de cerámica blanca de Holguín.

El intermediario de los cubanos emigrados por lo general ofrece fuerza laboral barata a contratistas informales rusos, armenio, azerbaiyanos o serbios, quienes no ofrecen contrato, ni seguridad social o garantía de cobro.

A los que les va bien, ganan alrededor de 300 euros mensuales, cantidad a la que se le resta una comisión para el intermediario.

Además para acceder al empleo se debe dar al intermediario unos 3.000 rublos, equivalentes a 37 euros, y existe una misma cantidad de “multa” por día no laborado.

Entre los cubanos también se encuentra Madelaine Castillo y su esposo Leodón, quienes vendieron su casa en La Habana para viajar a Rusia y ahora el confinamiento, combinado con la suspensión de labores, los mantiene en una crisis económica.

Ambos están firmes en no regresar a Cuba y tratar de sobrevivir con la madre de Madelaine, sus dos hijos, Paula de 12 años y Pedro de tres.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top