Conecta con nosotros

Periódico Cubano

El Estado profundo y el globalismo

ESTADOS UNIDOS

El Estado profundo y el globalismo

Varios personajes históricos lo mencionaron en el siglo pasado

El Estado profundo y el globalismo

Un Estado profundo, también conocido como Estado dentro del Estado, es una referencia a una forma de gobierno clandestino de un Estado, operado por redes de grupos de poder encubiertos. (Imagen © Periódico Cubano – ChatGPT)

Durante su presidencia (1901-1909), Theodore Roosevelt habló de un gobierno invisible, un poder oculto detrás del gobierno visible que hoy se reconoce como “el Estado profundo”. Varios personajes históricos lo mencionaron en el siglo pasado y señalaron un cambio en Estados Unidos que pondría fin a su libertad e independencia.

Este es un “punto” fundamental, entre otros, que ayudan a explicar el impulso hacia un “nuevo orden mundial”, abriendo el camino hacia el gobierno global. Uno de ellos fue la revuelta social en la década de 1960, una falsa alarma de cambio radical instigada por activistas marxistas y por fondos de la Unión Soviética durante el llamado movimiento “paz mundial/contra la guerra”.

Ya para 1980 no era ningún secreto que agentes de cambio se habían infiltrado en las principales instituciones estadounidenses, intentando socavar la cultura de este país y desmantelar los Estados Unidos. Esto desencadenó una guerra cultural que persiste hasta hoy, y a medida que el siglo XX decayó, se hizo evidente que el impulso para cambiar este país incluía preparar a los estadounidenses para la vida en una sociedad global (¿un proyecto de la ONU?).

De hecho, ese objetivo fue anunciado públicamente en 1991 por el presidente George H.W. Bush cuando declaró (con cara seria) que se acercaba un Nuevo Orden Mundial que pondría fin a las guerras y establecería la paz en todo el mundo.

En esencia, se trataba de un reciclaje de la misión de la Liga de Naciones de 1920, que fracasó porque Estados Unidos no quiso firmar, pero en 1945 la idea del plan global resucitó con el lanzamiento de las Naciones Unidas, resumiendo el desafío a la soberanía nacional.

Vimos estupefactos cómo el comandante en jefe de nuestro país estaba dispuesto a ceder la soberanía de los Estados Unidos a una autoridad gobernante por encima de él. Sería un acto que eludiría la Constitución y pondría fin a la independencia y la libertad de Estados Unidos. Si esto fuera lo que esperábamos, entonces Estados Unidos dejaría de existir como una nación bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos.

¿Íbamos a vivir en un mundo sin fronteras, gobernado por funcionarios no electos? En la historia, suficientes funcionarios autócratas de este tipo han dado la espalda a su pueblo y a Dios como para hacer que todos agitaran banderas rojas. Una visión tan deficiente del progreso como la anunciada por el presidente Bush ciertamente revertiría cualquier progreso real logrado para poner fin al paradigma social amo/esclavo de los regímenes pasados.

Para un presidente estadounidense, que había jurado defender la Constitución de los Estados Unidos, esta es una posición de traición. No obstante, la idea de un orden mundial desafiando la Constitución ha persistido a medida que las diferencias entre los partidos políticos comenzaron a desvanecerse y transformarse en “unipartido”, y a medida que los profesionales de la generación del baby boom ocuparon puestos de influencia y autoridad en la industria, la política, la escuela, la iglesia, el entretenimiento y las artes.

Heredamos los cambios resultantes en la cultura estadounidense y en muchos campos de actividad que habían sido indicadores positivos de unos Estados Unidos próspero y vibrante. Sin embargo, es una gran verdad que la mayoría de nosotros hemos notado una continua disminución en la calidad de vida de los estadounidenses.

¿Y dónde ha estado todo este tiempo la “prensa vigilante” de este país? ¿No era su trabajo investigar e informar sobre la evidencia de que los estadounidenses estaban siendo adoctrinados contra sus creencias, tradiciones y forma de vida básicas: en la escuela, en la iglesia, en el trabajo, en el entretenimiento?

Hoy en día, no es necesario informar sobre el declive de la calidad de vida de los ciudadanos americanos desde un nivel anterior alto, porque nos enfrentamos a todos a la cara. La pretensión de las personalidades izquierdistas de que Estados Unidos es un lugar mejor que nunca y que está en el camino correcto muestra la rapidez de los izquierdistas para mentir.

El impulso hacia un nuevo orden mundial, desde su proclamación presidencial en 1991, obviamente no nos está llevando a un mundo digno de ser habitado por seres humanos. Es un mundo que seguramente estará gobernado por hombres sin ningún interés real en la humanidad, como lo demuestra el Foro Económico Mundial.

Líderes como estos no son aptos para gobernar a nadie, y mucho menos a todos. Estamos viendo un mundo que va por el camino equivocado y que rápidamente empeora, un mundo donde —parafraseando a William Shakespeare— “el infierno está vacío y todos los demonios están aquí”.

El creciente desorden mundial, la muerte prematura de millones de personas a causa de políticas insensatas y crueles y de guerras sin sentido, el caos y la violencia crecientes, tienen sus raíces en mentes desordenadas de individuos que, como George Soros, Klaus Schwab, Bill Gates y muchos otros líderes sin sentido y sin corazón, empujan el “progresismo” hacia un nivel de locura tal, que es intolerable.

A menudo hablan de imaginación, pero no pueden imaginar cuán lejos de la realidad pueden estar sus visiones del mundo y de las personas. La toma de conciencia o despertar de las personas ha sido inmenso y cada vez toma más fuerza, pero ¿será suficiente? ¿Estaremos aún a tiempo de frenar esta inmensa maquinaria? ¿Somos suficientes los despiertos para detenerla?

Muchos aún están dormidos y hasta convencidos de que todo está bien, así ha sido de eficiente el trabajo de la izquierda elitista y el marxismo cultural en el lavado mundial de cerebros que siguen apreciando cosas como la vacunación mundial, la ideología LGBTQ, la Teoría Crítica de las Razas, la guerra en Ucrania, el apoyo a movimientos terroristas, las fronteras abiertas, la quiebra de pequeñas empresas y centros médicos, el abortismo, la invasión de ilegales y musulmanes, la persecución del cristianismo y hasta la guerra desatada contra Donald Trump, como algo normal y positivo, algo que apunta al desarrollo y la tan ambicionada igualdad aunque nadie la entienda ni acepte en realidad.

Este es un camino de destrucción diseñado para esclavizar a la humanidad a todos los niveles, desde las ciudades hasta el gobierno, pero especialmente en los Estados Unidos que sería la joya de la corona para los globalistas, aun el último reducto de libertad en el mundo, pero el faro que empuja a la humanidad a buscar la libertad. La toma de conciencia es indispensable y la herramienta más poderosa que tenemos y que nos ha mantenido a salvo… aún, es la fe.

Una lección que aún pueden aprender los comunistas globalistas y los traidores, es que cuando las personas, la verdad y Dios se unen, deben enfrentar un poder que es insuperable. América sobrevivirá solo bajo una consigna… Una Nación Indivisible bajo Dios. ¡Dios bendiga a América!

 

Artículo de opinión publicado bajo la Política de Renuncia de Responsabilidad de Periódico Cubano

Síguenos GRATIS en WhatsApp y Telegram para contenidos exclusivos

SUSCRÍBETE y recibe noticias GRATIS
Suscritos Widget

2 Comentarios

2 Comments

  1. Auggie Wren

    20 mayo, 2024 - 1:02 PM at 1:02 PM

    Un comentario bastante estúpido y conspiranoico, junto con términos políticos grotescos. Un poco de educación en historia, política y filosofía le vendría bien al escritor, así no tacharía a todo el mundo de comunista que no sigue la agenda y propaganda reaccionaria republicana de extrema derecha. ¿Y ahora qué? ¿Un esbozo de QAnon? ¡Idiota!

  2. Ore Fleites

    20 mayo, 2024 - 12:43 PM at 12:43 PM

    Por fin !!! Alguien se atrevió a escribir este tema ,,tema prohibido entre seudo periodistas sumisos y alchahutes de izquierda ,que solo piensan en luchar por una falsa igualdad de quienes ya las tienen!!! Amén

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias de Impacto

Lo más leído en la semana

Escándalos de la Farádula

Arriba