Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

El misterio de los NFT o Tokens no fungibles: la apuesta digital que vale millones de dólares

Mundo

El misterio de los NFT o Tokens no fungibles: la apuesta digital que vale millones de dólares

Para muchos, los NFT son una total incógnita, cuya reciente popularidad no tiene lógica alguna

NFT o Tokens no fungibles la apuesta que vale millones de dólares

Los tokens no fungibles (NFT) son tokens únicos que no se pueden intercambiar con facilidad. (Foto: @intermediarte-Twitter)

Las siglas NFT hoy en día para muchos son desconocidas, su traducción exacta del inglés es T0ken no fungible.

Pero exactamente ¿qué significa esta nueva propuesta? Si el bitcoin fue aclamado como la respuesta digital a las divisas, los NFT son ahora considerados la respuesta digital a las piezas de colección.

Para comenzar, es importante aclarar que los tokens son un signo de propiedad que se tiene sobre un activo. Por ejemplo, una entrada para un concierto es signo de propiedad de un espacio en el evento.

Lo mismo pasa con los tokens: son un archivo de propiedad de un activo digital que se almacena en blockchain.

Existen dos tipos de tokens: los fungibles y los no fungibles. Los primeros son fácilmente intercambiables y reemplazables. Ejemplos de activos intercambiables son un euro, una libra de azúcar, un libro.

Por su parte, los tokens no fungibles (NFT) son tokens únicos que no se pueden intercambiar con facilidad. La relación más clara con nuestro mundo real podrían ser los objetos coleccionables, por ejemplo, obras de arte, tarjetas deportivas únicas u objetos de colección.

Por ejemplo, una pieza de arte que no existe en el mundo físico fue vendida en una subasta de Christie’s por US$69 millones: el comprador no recibirá una escultura, ni una pintura, ni tan siquiera una copia, recibirá un token digital (o vale digital) que es el mencionado NFT.

En Economía, un activo fungible es algo con unidades que se pueden intercambiar fácilmente, como dinero.

Con dinero, uno puede intercambiar un billete de 10 pesos por dos de cinco y tendrá el mismo valor.

Sin embargo, si algo no es fungible, eso es imposible: significa que tiene unas propiedades únicas, por lo que no puede ser intercambiado.
Podría ser una casa, o una obra de arte como la Mona Lisa, que es única. Uno podría tomar una fotografía de la pintura o comprar una copia pero solo existirá un cuadro original.

“Si le sacas una foto al cuadro original, con la mejor cámara posible, y luego usas al mejor pintor para reproducirla con exactitud, es muy probable que quede perfecta, pero jamás será la de Leonardo da Vinci”, explicó a BBC Mundo el inversor estadounidense Pablo Rodríguez-Fraile, quien vendió por US$6 millones un video que puede verse gratis.

Los NFT son un activo “inimitable” en el mundo digital que puede ser comprado y vendido como cualquier otro tipo de propiedad, pero no tienen forma tangible en sí mismos.

Estos tokens digitales pueden ser entendidos como certificados de propiedad de activos virtuales o físicos.

Hay un aspecto que todavía no se ha abordado. Lo cierto es que los documentos de NFT pueden ser reproducidos con mucha facilidad.

Una obra de Beeple —que fue noticia reciente al vender un NFT por más de 60 millones— la puedes guardar en tu computador sin muchos problemas.

Así que es válido preguntarse ¿por qué las personas pagarían por esto?

Lo cierto es que no pagan por la obra en sí, sino por la prueba de propiedad de la misma. Aunque todos puedan descargar la obra, solo tiene un dueño y este dueño es como un coleccionista que exhibe sus posesiones.

Además, contribuye a incentivar financieramente a los artistas.

Aunque es un mercado relativamente nuevo hay que esperar para saber si en verdad es una oportunidad de negocio, David Gerard, autor de Attack of the 50-foot Blockchain, manifestó que él veía las NFT como comprar “piezas de colección oficiales”.

“Hay algunos artistas consiguiendo dinero con estas cosas… pero probablemente tú no lo conseguirás”, advirtió.
En su opinión, las personas que están vendiendo NFT son “cripto-timadores”.

“Los mismos tipos que siempre han estado haciéndolo, tratando de encontrar una nueva especie de pepita mágica sin valor que puedan vender por dinero”.

Charles Allsopp, quien trabajó como subastador de la casa Christie’s, consideró que el concepto de comprar NFT no tenía “ningún sentido”.

“La idea de comprar algo que no está ahí es simplemente extraña”.

No obstante y a pesar de esta variada opinión sobre estos “certificados de propiedad” los NFT son todavía una ventana incipiente.

Sin embargo, les ofrece a los creadores de arte digital la posibilidad de ser compensados por su trabajo.

También crea un nuevo mercado que, al parecer, no dejará de crecer muy pronto. Son cada vez más las empresas y artistas que ven su potencial y los artistas que ya están en el sector aseguran que muy pronto veremos nuevos modelos de negocio y grandes movimientos.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top