Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

El Pelú de Mayajigua, un veterano de guerra que estuvo 30 años escondido en el monte

HISTORIA DE CUBA

El Pelú de Mayajigua, un veterano de guerra que estuvo 30 años escondido en el monte

Al conocer la historia, un campesino de la zona, intentó establecer contacto con el ermitaño de aquella manigua

El Pelú de Mayajigua

El Pelú se refugió en una cueva y aprendió a vivir de lo que la naturaleza le proveía. (Foto: Ecured)

En 1876, en plena Guerra de los Diez Años, ocurrió un fuerte combate entre tropas cubanas y españolas, muy cerca del poblado Abras Grandes, en la actual provincia Sancti Spíritus. Hubo gran número de caídos en combate y heridos entre los combatientes cubanos. Uno de ellos, Enrique de Jesús Rodríguez Pérez, pasaría de la tragedia de ese día a convertirse en una leyenda nacional con el sobrenombre ‘El Pelú de Mayajigua’.

Durante la batalla, Enrique de Jesús fue alcanzado por la metralla española, y al verse perdido, decidió arrastrarse hasta las frondas de un bosque cercano para evitar un encuentro fatal con el enemigo. Todavía con miedo, decidió adentrarse más en entre los árboles, hasta llegar a las elevaciones boscosas que rodean Mayajigua. Allí, solo entre la naturaleza, logró curar sus heridas, pero decidió quedarse escondido en las lomas hasta que terminara la guerra.

El Pelú se refugió en una cueva y aprendió a vivir de lo que la naturaleza le proveía. Tomaba las frutas directamente de los árboles y cazaba jutías, gallinuelas silvestres para mantener una dieta estable de carne. Precisamente en una de estas jornadas de cacería cayó en un hoyo y se fracturó una pierna. Otra vez tuvo fuerzas para arrastrarse hasta su escondite, donde permaneció postrado durante varios meses.

Durante este tiempo tuvo que comerse el material de sus zapatos, el cuero de la vaina de su machete, hojas de árboles e incluso su propia orina para no morir de sed. Este evento lo contó él mismo años después de aquel episodio, por el cual debió caminar de rodillas durante al menos tres años, mientras continuaba curando su pierna fracturada con miel y resina del árbol manajú.

En la manigua, Enrique de Jesús aprendió a tejerse vestiduras con fibras de maguey, construyó varias chozas con yaguas y acomodó cuevas que le sirvieran de escondite; acondicionó un almacén para guardar miel y manteca en recipientes hechos de güira. El fuego lo conservaba en huecos llenos de brasas, hechos en la tierra y cuidadosamente tapados.

Así sobrevivió El Pelú más de 30 años, hasta 1910, cuando por casualidad dos mujeres de la zona atravesaron el monte y se encontraron con este hombre barbudo e inofensivo, que al verlas se alejó rápidamente. Al regresar al pueblo, las mujeres contaron el suceso que rompió la calma de los días en el poblado de Mayajigua.

Al conocer la historia, un campesino de la zona, el mulato Plácido Cruz, intentó establecer contacto con el ermitaño de aquella manigua. El campesino dejaba comida en diferentes puntos y mensajes amistosos. Le costó tres años ganar la confianza de Enrique de Jesús, quien pensaba que todavía Cuba estaba en guerra con España. Poco a poco Plácido Cruz convenció al hombre, ya anciano, de bajar al pueblo.

Finalmente, El Pelú bajó a Mayajigua en junio de ese mismo año, desnutrido y con sus ropas de fibras. Así le tomaron la única fotografía que se le conoce. Fue acogido en la casa de una vecina del lugar, donde lo afeitaron, le cortaron el cabello y le prepararon un baño caliente.

Enrique de Jesús tenía entonces 69 años en aquel momento, pues en acta bautismal encontrada en la iglesia de San Juan de los Remedios constaba que había nacido allí en 1841. Del final de sus días no hay muchos datos. La leyenda afirma que jamás pudo adaptarse a la convivencia (un hermano lo había acogido en su casa) y huyó otra vez al bosque, para siempre.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top