Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Preso político Cristian Pérez víctima de negligencia médica en hospital de Las Tunas

Noticias de Cuba

Preso político Cristian Pérez víctima de negligencia médica en hospital de Las Tunas

El activista renunció a su quimioterapia como protesta por los malos tratos en el hospital

El preso político Cristian Pérez es víctima de la negligencia médica en Cuba

El activista cubano Cristian Pérez (Collage: CubaNet)

El preso político Cristian Pérez Carmenate regresó al Hospital Provincial Ernesto Guevara de Las Tunas tras varias semanas de haber denunciado al sistema de salud pública ante la pésima atención que recibió.

CubaNet informó que el integrante de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) regresó al centro de salud en respuesta a una petición hecha por sus familiares para que continúe recibiendo quimioterapias y tratándose un brazo fracturado a causa de una golpiza en la cárcel.

El opositor, quien decidió abandonar su tratamiento el pasado 29 de mayo, señaló que los doctores están manipulados por agentes de la Seguridad del Estado.

“Cada vez que a mí me corresponde una consulta, me ponen con un médico diferente y ese me dice que debo ir con el anterior. Eso no es coincidencia”, agregó Pérez Carmenate.

Denunció que ni un ortopédico o hematólogo le ha dado un diagnóstico concluyente, además de que el médico que lo atendió desde un principio, lo evita por órdenes de la policía política.

Además de insoportables dolores ante la falta de tratamiento, Pérez Carmenate también ha presentado episodios de fiebre alta, así como enrojecimiento y supuración en el brazo lastimando.

El opositor tenía las intenciones de realizarse unos análisis tras su regreso al hospital, pero al final los médicos le aplicaron solo un ultrasonido. Ni siquiera pudo ver los resultados y le dieron de alta el sábado.

Con respecto a unos tumores malignos en el brazo afectado y en la pierna izquierda, el activista no ha recibido un diagnóstico certero; primero le dijeron que había desaparecido, luego que reaparecieron y en la última radiografía le comentaron que no existen los tumores.

“Así me tienen, como un muñeco. Por eso no quiero saber de atenderme en este país. Me van a matar”, expresó ante el medio independiente.

El último médico que lo atendió ahora le pide una tomografía axial computarizada a fin de averiguar su nuevo padecimiento y para esto es necesario que le retiren los fijadores externos que le pusieron hace nueve meses cuando le operaron el brazo.

El activista se encuentra bajo licencia extrapenal tratando de salvar su vida en la negligencia y pésima atención médica.

Además nunca ha podido contar con una ambulancia que lo traslade de su vivienda al hospital y por ello su madre y esposa han tenido que movilizarlo en sillas de ruedas hasta por cinco kilómetros.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top