fbpx
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Empresa Cupet no atiende las quejas de una madre cubana sobre el gas licuado

Noticias de Cuba

Empresa Cupet no atiende las quejas de una madre cubana sobre el gas licuado

“Yo solo quiero poder comparar lo que me toca legalmente”

Las empresas estatales en Cuba no son conocidas por su eficiencia ni atención al cliente y aunque el llamado ordenamiento económico implantado en la Isla pretende mejorar esa situación la vida sigue igual y para algunos la espera por que le sean atendidos sus derechos como consumidor se remonta a 3 meses.

En ese caso está una cubana residente en el municipio capitalino del Cotorro la cual se queja ante la empresa Cuba Petróleos (Cupet), distribuidora del gas licuado en el consumo residencial, por la falta de resolución de su problema.

Cilindro de gas licuado de 10 kg costará casi el doble tras el “ordenamiento monetario”

El gas es muy utilizado en la cocción de alimentos en Cuba. (Foto: Periódico Cubano)

La mujer, quien es lectora de Periódico Cubano, le contó a esta redacción que desde hace tres meses compró un apartamento en el Cotorro haciendo todos los trámites legales que esto implica, es decir cambio de propiedad, nueva dirección en el carnet de identidad y cambio de bodega de abastecimiento. Pero al intentar cambiar su contrato de gas licuado hacia el establecimiento de su nueva residencia todo se torció.

Al dirigirse en varias ocasiones a la empresa Cupet, sus directos le dan la misma respuesta: no está permitido realizar nuevos contratos de gas licuado en balitas, pues es una disposición nacional ante la escasez de ese producto. Pero el asunto radica en que el ella y su núcleo familiar no se convertirán en “nuevos clientes” pues ya lo eran, solo se dieron de baja de su lugar de residencia anterior y ahora pretenden darse de alta en la nueva residencia.

“Yo ni siquiera quiero que me den la balita por que la tengo, solo la autorización a compararla con mi libreta en el punto de gas que me pertenece”, señala desesperada la mujer que es madre de dos niñas pequeñas y no entiende el entramado de burocracia estatal que no es capaz de resolver un problema simple.

Ante la inacción de la empresa estatal surge el mercado negro al cual ha tenido que acudir esta cubana, que confiesa estar pasando trabajo para resolverlo “por la izquierda” aunque paga 350 CUP por llenar la balita de 10 kilogramos.

Ese precio es casi el doble de la nueva tarifa aprobada por el gobierno cubano que subió el precio hasta 180 CUP tras el ordenamiento monetario que entró en vigor el pasado 1ero de enero. Precisamente el zar de las reformas en Cuba, Marino Murrillo, dijo en televisión nacional que se debe iniciar una batalla contra los precios “abusivos y especulativos”, pero no reconoce que la propia empresa estatal empuja a los cubanos al mercado negro con su desidia.

Esta madre cubana afirma estar “desesperada al ver la gente como siguen abusando y alterando los precios principalmente a las personas necesitadas en este caso yo, que tengo esta situación”.

Por ello ha difundido su situación a los medios en espera de ser escuchada y que finalmente se le dé una solución a su problema que en definitiva y según sus propias palabras “no debe ser complicado ya que solo se trata de una autorización para poder comparar lo que me toca legalmente”.

Danos Me Gusta en Facebook y mantente informado

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

1 Comment

1 Comment

  1. lan

    18 enero, 2021 at 6:04 pm

    Está rara esta historia porque los traslados de clientes son fáciles de hacer cuando ya se es cliente de GLP. Yo acabo e hacer el mismo justo hoy de regla para Marianao y quedé sorprendido d elo rápido y fácil que lo hice en un solo día todo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias de Impacto

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Videos de Cuba

To Top