Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

Empresa refinadora de aceite admite pérdidas económicas y cambia su negocio a un organopónico

NOTICIAS DE CUBA

Empresa refinadora de aceite admite pérdidas económicas y cambia su negocio a un organopónico

El ordenamiento económico desnudó provocó graves consecuencias en la contabilidad de las empresas estatales

Empresa refinadora de aceite admite pérdidas económicas y cambia su negocio a un organopónico

Hasta el momento se desconoce quiénes son los que laboran en el organopónico y cómo comercializan las producciones. (Foto: Captura de pantalla)

La Empresa Refinadora de Aceite Comestibles en Santiago de Cuba admitió que registra pérdidas económicas en su operación productiva del aceite, por lo cual decidió cambiar su negocio hacia otras tareas como la explotación de un organopónico.

De acuerdo con el diario oficialista Sierra Maestra, los directivos migraron hacia otras iniciativas para generar ingresos y paliar el desbalance de sus cuentas.

“Hemos incursionado en otras actividades para generar ingresos, como en la creación de un organopónico en el terreno del frente de la fábrica y la producción a pequeña escala de jabón de lavar”, declaró al citado medio Alfonso Pascual Reyes, director general de la empresa.

La comercialización del javoncillo o javolina no han podido efectuarla en el territorio santiaguero, y el reportaje no explica por qué tuvieron que ir hasta Camagüey y Ciego de Ávila, donde algunas entidades sí mostraron interés por el producto.

Además, la empresa estatal optó por alquilar dos pipas de su propiedad que sirven para almacenar líquidos, pero que no tienen trabajo por la baja producción de aceite. Estos vehículos son utilizados actualmente por la Empresa de Bebidas y Refrescos para la distribución de sirope.

La Empresa Refinadora de Aceite Comestibles estuvo tres meses de paralización completa de sus actividades por una avería en la caldera.

Para repararla tuvo que intervenir el primer secretario del Partido Comunista en la provincia, José Ramón Monteagudo Ruiz. El dirigente contactó con la Empresa de Mantenimiento de Centrales Eléctricas para que resolviera el problema.

En la actualidad, la industria santiaguera procesa 2.500 toneladas de aceite crudo, de las cuales 1.500 son para suplir la canasta básica de la zona oriental del país. Sin embargo, la producción no satisface las necesidades de la población y por tal motivo los precios de un litro de aceite se han tornado exorbitantes.

Los organopónicos surgieron en Cuba por pura necesidad, fue la respuesta comunitaria orientada por el Partido Comunista en la década de 1990 ante la crisis generada por la caída de la Unión Soviética, que se encargaba de proveer de comida a la Isla caribeña.

Ahora, ante la crisis económica agudizada en los últimos dos años, hasta las propias empresas estatales recurren al huerto, para generar ganancias adicionales, aunque no explican públicamente cómo es este nuevo modelo de negocio y cuál es la forma de venta de la producción agrícola que cosechan. También se desconoce quiénes son los laboran en el organopónico.

Otras instituciones estatales también han optado por esta vía, pero como modelo de autoconsumo. Por ejemplo, los médicos y demás trabajadores del sector sanitario en el Hospital Clínico Quirúrgico 10 de Octubre recibieron “orientaciones” para trabajar en un organopónico en los jardines de la institución hospitalaria.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top