Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Fallece la perrita de Ulises Toirac: “siempre nos vamos a amar”

Farándula

Fallece la perrita de Ulises Toirac: “siempre nos vamos a amar”

El humorista cubano considera que sus mascotas son como sus hijos

Ulises Toirac

El humorista junto a su perra Lissy. (Foto: Ulises Toirac – Facebook)

El amor que siente el humorista cubano Ulises Toirac por los animales no es un secreto. Su entrega incondicional a estos seres la ha demostrado en varias ocasiones en sus redes, y ahora, en una sentida despedida, envió todo su cariño para uno de sus preferidos.

Lissy, la perrita que Toirac y su esposa rescataron enferma de la calle, falleció. El comediante se encuentra pasando por una difícil situación debido a que la llegó a querer como si fuera una hija.

“Finalmente, la enfermedad le ganó la pelea, pero se fue guerreando. Detesto las redes cuando de algo así se trata porque mi dolor o el de mi familia es naturalmente nuestro y de nadie más. Pero muchos amigos ayudaron, muchos se interesaron por su salud. Y, por otro lado, algunos especulan las razones por las que no daré mi directa esta noche”, escribió en su muro de Facebook.

Ulises ya había compartido algunas historias de Lissy durante el Día de los Padres cuando recordó la llegada de “una perrita sarnosa” cinco años antes y después se convirtió en la dueña de la casa. Por eso, recordarla es una de las mejores opciones a la que aferrarse estos días.

“Tampoco quiero poner en vitrina mi dolor. Quiero recordar que Lissy ha sido la perra más dulce y tierna que he conocido. Y también la más zorra. Solía pegarse cuando yo comía y evitaba que le mirara los ojos mientras lograba no perderle pie ni pisada a mi tenedor cuando yo no la miraba”, agregó Toirac en la publicación.

La perrita de quién interpreta al personaje de Chivichana siempre fue una luchadora. Así lo manifestaba el artista en los post, donde se veía que Lissy amaba su vida y quería salir adelante.

“Disfrutaba salir a la calle ya convertida en dueña del barrio, al punto de no poder cambiar sus arreos de lugar, porque al menor ruido de las cadenitas ya era imposible no ceder a sus brincos y ladridos ni a su corretaje simpático por toda la casa”, escribió.

Por el momento, en sus recuerdos estarán que les “entregó su alegría y su talento natural para el juego. Nos devolvió el cariño con más cariño aún. Agradeció la vida que pudimos darle cuando la sacamos de las calles, e hizo la nuestra mil veces más dichosa de lo que se la hicimos a ella. Descansa, peyita. Siempre, siempre nos vamos a amar, ¿sí?”.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisement

Noticias de Impacto

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Escándalos en la Farándula

To Top