Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

“Gobierno cubano reprime y castiga cualquier forma de crítica pública”: HRW en informe anual

Mundo

“Gobierno cubano reprime y castiga cualquier forma de crítica pública”: HRW en informe anual

Denuncia que la Isla mantiene la represión, detenciones arbitrarias, violencia y falta de libertad de expresión para sus ciudadanos

Represión en Cuba. (Imagen de referencia Twitter Mónica Aparicio).

La organización en favor de los derechos humanos, Human Rights Watch (HRW) presentó su informe anual y denunció la “consolidación de tres dictaduras” en la región, refiriéndose a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

En su texto, la organización no gubernamental señaló que los tres regímenes se encuentran “más fuertes que nunca” y que se caracterizan por sus métodos represivos contra la prensa independiente y la oposición.

Durante la presentación del documento en conferencia de prensa, el director de HRW para las Américas, José Miguel Vivanco, alertó la falta de autoridades que regulen el respeto a los derechos humanos en América Latina.

Señaló que el 2020 fue “probablemente uno de los peores años para los derechos humanos, yo me atrevería a decir, en las últimas tres décadas”.

Sobre Cuba el informe hizo hincapié en la extrema represión que impide toda libertad de expresión en la Isla, pues “el gobierno cubano reprime y castiga cualquier forma de disenso y crítica pública”.

Esto afecta de igual manera la libertad de prensa y de acceso a la información en la Isla, pues se manipula la información oficial, se ocultan datos y se bloquean medios internacionales, así como se reprime a la prensa independiente.

“El gobierno obstaculiza sistemáticamente el acceso a muchos de estos sitios de noticias y blogs dentro de Cuba”, señala el informe.

En 2019, “antes del referéndum viciado que avaló una nueva constitución, bloqueó varios sitios de noticias considerados críticos del gobierno, incluidos 14ymedio, Tremenda Nota, Diario de Cuba y CubaNet”.

Asimismo, mencionó las técnicas bárbaras de las autoridades para mantener a raya a su población y en especial a sus opositores.

Continúa “utilizando contra sus críticos tácticas como golpizas, denigración pública, restricciones a la posibilidad de viajar, detenciones por períodos breves, multas, acoso en línea, vigilancia y despidos de los puestos de trabajo”, señaló.

Explica que estas conductas violentas se incrementan en fechas conmemorativas y para frenar cualquier tipo de manifestación o marcha, aunque sean pacíficas, en las cuales “es común que los detenidos sufran golpizas, reciban amenazas y permanezcan incomunicados por horas o incluso días”.

El informe también mencionó específicamente al designado presidente cubano Miguel Díaz-Canel, cuyo mandato afirmó no ha tenido cambios positivos en las políticas de derechos humanos en la Isla.

Las detenciones arbitrarias, incluso las que llevan a encarcelamientos prolongados, así como los abusos policiales y la violencia por parte de las autoridades, no solo continúan sino que van en aumento en la Isla.

“Los funcionarios de seguridad casi nunca presentan órdenes judiciales para justificar la detención”, y los detenidos reciben “advertencias oficiales, que los fiscales pueden utilizar durante procesos penales posteriores para demostrar que existe un supuesto patrón de conducta delictiva”, describe el informe.

Basándose en las cifras de la organización Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con sede en Madrid, el informe de HRW indicó que solo entre enero y junio del 2020 se produjeron en Cuba 1,028 detenciones arbitrarias.

El informe también se refirió a los presos políticos, y dijo que hasta agosto del pasado año en Cuba habían detenidas 75 personas que se ajustaban a la definición de presos políticos, mientras que otras 28 personas estaban detenidas por sus creencias políticas.

La ONG señaló todos los problemas que enfrentan los ciudadanos y activistas de la Isla y que han sido denunciados decenas de ocasiones por distintas organizaciones.

Entre estos condenó la política de “regulados” que impone restricciones para salir o entrar al país, las malas condiciones de las cárceles y la carencia de derechos laborales, así como la falta de libertades como el derecho a la propiedad.

En general, señaló que el gobierno cubano “todavía no reconoce a la defensa de los derechos humanos como una actividad legítima y niega estatus legal a organizaciones locales de derechos humanos”, lo que permite que las autoridades “hostiguen, agredan y encarcelen a defensores de derechos humanos que han intentado documentar abusos”, señaló HRW.

HRW concluyó rechazando la inclusión en octubre del 2020 de Cuba para integrar el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por quinta vez en los últimos 15 años, todos los cuales se han repetido las mismas violaciones sistemáticas a los derechos humanos en su territorio.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top