Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Hambre obliga a reutilizar huerto escolar para producir alimentos

Noticias de Cuba

Hambre obliga a reutilizar huerto escolar para producir alimentos

Ahora con 80 años, un campesino se arriesga todos los días al contagio para seguir trabajando

Hambre ha obligado a utilizar huerto escolar para producir alimentos por 15 años. (Foto: Radio 26)

Un campesino de 67 años logró cosechar yuca, quimbombó, habichuela, maíz, plátano, entre otros alimentos, pero desde un huerto escolar, en Matanzas.

Felipe Vera Hereira, invierte sus horas de trabajo en el huerto de la escuela secundaria básica Frank País, en Bolondrón, donde lleva sus productos del huerto al comedor del centro.

Vera está dedicado al huerto escolar desde el 2006, según agregó el oficialista Girón, quien no hace alusión a como tras casi 15 años de duro trabajo, el hombre de la tercera edad no logró ni una leve mejoría económica que le permita ya no depender del huerto de una escuela.

“¡Toda una vida criado con mi viejo en el campo! Un tiempo fui gestor de Frutas Selectas, donde aprendí mucho también, pero desde que empecé aquí, este lugar se convirtió en mi casa”, comentó Vera.

Pese a la suspensión de clases a causa de la pandemia de COVID-19 hace más de dos meses, Felipe debe seguir con su trabajo, que pese a su avanzada edad realiza desde las 6:00 am, sin hora para terminar su jornada y sin día de descanso.

“Aquí cultivo yuca, calabaza, quimbombó, habichuela, maíz, plátano. Ayer mismo sacamos boniato y lo mandamos para el círculo infantil de Pedro Betancourt, porque el de Bolondrón ahora no tiene niños”, explicó.

Él mismo gestiona las semillas para sembrar, sin embargo, la falta de fertilizantes lo angustia, pues teme perder algún cultivo por la escasez de este o por las plagas.

“La habichuela misma estaba cundía y con un poco de cipermetrina que conseguí, la fumigué antier y ya va levantando. Si al menos recibiera abono orgánico que es menos costoso, sería muy buen”, dijo.

Lázara Estrada Trujillo, administradora de la escuela acotó que el trabajo de Felipe, no solo beneficia el menú del centro, sino que también llega al resto de las instituciones educativas del pueblo.

Así este hombre de la tercera edad no parece próximo a retirarse, pues ni siquiera en medio de la pandemia puede darse el lujo de dejar de trabajar.

Este caso es muestra de que no es necesario mucho para sembrar una cosecha provechosa, pero el problema radica en el control bajo el que el régimen pretende mantener todos los renglones de la economía, sin permitir libertad a los campesinos para escoger sus cultivos, sus precios ni sus puntos de venta.

Mientras el régimen pretende organizar la producción, transporte y venta de los cultivos, tanto compradores como campesinos sufren la escasez, pues el gobierno no logra recoger los cultivos a tiempo, muchas veces se pudren y cuando logra recogerlos, muchas veces no los paga.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Advertisement
To Top