Incendio de Matanzas (minuto a minuto)
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Huesos, patas de vaca y picadillo: el “regalo” de la dictadura para Banes en Holguín

Noticias de Cuba

Huesos, patas de vaca y picadillo: el “regalo” de la dictadura para Banes en Holguín

La “comida” destinada a la población más bien parece la sobra de los hoteles que hay en ese territorio oriental

Comida en Banes

El régimen deja para el pueblo los huesos “pelados” y el picadillo. (Foto: José Raúl Gallego- Facebook)

Huesos, patas de vaca y picadillo de… ¿carne? Tal es el “regalo” de la dictadura para los habitantes del municipio Banes, en Holguín, a solo horas de que Cuba celebre el Día de la Rebeldía Nacional, el 26 de julio.

Así se ha podido conocer gracias a imágenes compartidas en las redes sociales por internautas de ese territorio oriental, replicadas por el periodista José Raúl Gallego en su perfil de Facebook.

Las instantáneas captan el antihigiénico trasiego de estos productos alimenticios, desde un camión hasta una unidad comercial, donde ya se encuentran numerosas personas a la espera de las “sobras” que manda el gobierno, porque la pregunta que siempre se repite en estos casos es: ¿a dónde fue a parar la carne de los huesos?

Asimismo, un video corto refleja la cotidianidad de quienes viven en la Isla: el “murmullo” perenne por temor a expresar una opinión, la angustia de no alcanzar un producto que en cualquier sitio del mundo sería únicamente destinado a los animales.

Aunque esta no es la primera ocasión que salen a la luz las terribles necesidades que vive el cubano para conseguir comida y, a la vez, la verdad de cuánto importa para la dictadura garantizar alimentos para la gente, visualizar semejantes escenas provoca una mezcla de náuseas e impotencia.

“Cada cual tiene lo que se merece. Y los cubanos que vivimos en Cuba merecemos eso y más, o mejor dicho, menos”, comenta la usuaria identificada como Vivian Lechuga.

Igualmente, numerosas personas refieren que el mal olor de los huesos puede sentirse a la distancia y que el invento amorfo, llamado picadillo, ha ido empeorando cada día más hasta el punto de que ni los perros se lo han querido comer.

La escasez de alimentos y los bajos recursos para adquirir lo poco que aparece, golpea directo al rostro de la familia cubana y coloca a los principales proveedores del hogar en una encrucijada difícil de sortear.

En tan adverso panorama, afloran este tipo de hechos bochornosos. Los dirigentes, con sus barrigas abultadas y sin pasar las necesidades del cubano de pie, envían a la gente, en supuesto gesto benéfico, lo que bien pudieran ser las sobras de los tantos hoteles que, por ejemplo, existen en Holguín.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisement

Noticias de Impacto

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Escándalos en la Farándula

To Top