Especial Cubacel 🇨🇺DUPLICA tu recarga - Recarga AHORA
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Joven pierde su trabajo por protestar en el 15N en Batabanó

Noticias de Cuba

Joven pierde su trabajo por protestar en el 15N en Batabanó

Fue separado del cargo estatal que ejercía hace 10 años por protestar con un cartel que decía “Martí Sí, Marx No”

Yuri García Caraballo manifestante del 15N. (Collage: Marcel Valdés-Facebook)

Yuri García Caraballo salió a marchar en el 15N con un cartel, frente a las instalaciones del PCC en Batabanó, donde fue detenido por la Seguridad del Estado. (Collage: Marcel Valdés-Facebook)

Un cubano fue despedido de su trabajo como técnico de GPS en una base de camiones de carga en Batabanó, Mayabeque, por anunciar su participación Marcha Cívica por el Cambio el pasado 15 de noviembre.

Yuri García Caraballo, de 29 años, fue expulsado de su cargo estatal tras asistir a la marcha del 15N con un cartel que decía “Martí Sí, Marx No”, informó el sitio Yucabyte.

García Caraballo fue detenido y permaneció en prisión durante cinco días. Al salir, el director general de la empresa le fue notificó su baja permanente.

García Caraballo expresó al citado medio que, a pesar del despido y la golpiza que recibió de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), no se arrepiente de haber participado en la manifestación.

“Sentí la necesidad de hacerlo. Es que hacía tiempo que no podía conciliar el sueño”, afirmó.

“Decidí que, ante la convocatoria del 15N, marcharía de forma pacífica. Claro, uno siempre piensa en la represión y le teme, pero es que era algo que tenía que hacer. Y no me arrepiento. Ahora me siento más libre, más en paz conmigo mismo”, agregó el joven.

El joven salió el lunes 15 de noviembre alrededor de las 11:00 am y se plantó frente a la sede del Partido Comunista (PCC) de Batabanó, sosteniendo su cartel, aunque sin gritar nada ni decir consignas.

En ese mismo punto fue detenido por un agente de la Seguridad del Estado, que lo llegó a la Unidad de la PNR de Batabanó.

El joven fue esposado y golpeado por agentes de la policía y luego fue trasladado a la prisión de San José de Las Lajas, donde permaneció por cinco días.

“Ahora estoy desempleado, esperando a ver qué sucede con mi caso en estas semanas. El director de la base me dijo que por ahora es una separación del puesto laboral, y que tenían que reunirse los directivos para determinar oficialmente qué decretarán”, afirmó García Caraballo.

El joven indicó que sus compañeros de trabajo lo defendieron públicamente, aunque no sabe qué tanto influirá esto en su caso.

“Dijeron que yo soy un buen trabajador, un buen compañero y que lo he demostrado a lo largo de estos diez años que llevo en mi puesto”, señaló.

Han sido varios los casos de cubanos que han perdido sus puestos de trabajo o sus plazas estudiantiles por apoyar o participar en la marcha del 15N, convocada por Archipiélago.

Entre los casos están el doctor Manuel Guerra, expulsado del Hospital Nicodemus Regalado León, en Holguín; y el ingeniero David Alejandro Martínez Espinosa, separado de su puesto de profesor en la Universidad de Ciencias Médicas de Cienfuegos.

Aunque en teoría la separación de cargos y la expulsión de centros educativos por cuestiones ideológicas es ilegal, en Cuba es una práctica recurrente para presionar a los disidentes a dejar la oposición y el activismo, o para chantajearlos y que participen en actos de repudio.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top