Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

La “Perseveranse” de Diana Trujillo: De limpiar casas a hacer historia con la NASA

Mundo

La “Perseveranse” de Diana Trujillo: De limpiar casas a hacer historia con la NASA

Diana llegó con solo 300 dólares a los Estados Unidos

La ingeniera colombiana Diana Trujillo. (FOTO: Diana Trujillo-Twitter)

Una de las misiones más exitosas de la historia de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) fue el aterrizaje del robot explorador  en el planeta Marte. Entre las voces que exclamó el “¡Llegamos!”, resaltó el acento de una mujer colombiana: Diana Trujillo.

Cuando Diana llegó a Estados Unidos desde su natal Colombia, tenía solo 17 años, no sabía inglés y nada más contaba con 300 dólares en el bolsillo. Limpio casas durante mucho tiempo para poder pagar su carrera en ingeniería aeroespacial.

Sin embargo, la perseverancia regala sus frutos y la hoy ingeniera de la NASA dirigió el vuelo de la misión Perseverance que el pasado 18 de febrero logro aterrizar en la superficie del planeta rojo. Perseverance es el robot explorador más avanzado jamás enviado al espacio.

Diana decidió no mirar atrás cuando salió de Cali, luchando con las pocas posibilidades de superación que tenía en su país.

“Yo sé que soy capaz de hacer algo, entonces no es que yo no pueda, es el entorno que tiene que cambiar. Viendo hacia atrás me doy cuenta de que fue por eso por lo que tenía venirme para acá”, manifestó.

Su interés por el espacio estuvo desde muy niña, la tierra donde nació estaba repleta de conflictos y las conversaciones con sus hermanos solo se centraban en que hacer en caso de una balacera. Para escapar de esas imágenes Trujillo se acostaba en el pasto a mirar las estrellas encontrando la paz que necesitaba.

Así llegó a Estados Unidos, llena de curiosidad y perseverancia (casualmente el nombre de la misión que ha protagonizado), Diana se desempeñó en cuatro trabajos para poder pagar sus clases de inglés y posteriormente estudiar ciencias del espacio e ingeniería aeroespacial.

“Yo pienso que uno lleva en el corazón lo que quiere hacer, que ese sentimiento lo ha sentido siempre. El problema es que a veces se escuchan las opiniones de otras personas y se pierde el horizonte para donde se va”.

La primera voz al aterrizar el Perseverance fue la de Diana. ¡Llegamos!, decía realmente orgullosa.

Ahora todo cobra sentido para Trujillo, deshacer las expectativas que tenían los demás para ella, y cumplir las suyas propias.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top