Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

Los franceses fueron los padres del automovilismo en Cuba

NOTICIAS DE CUBA

Los franceses fueron los padres del automovilismo en Cuba

Una curiosidad: fue el único corredor al que no acompañó su esposa

Honoré y Dámaso Lainé

Los franceses residentes en Cuba, Honoré y Dámaso Lainé, se convirtieron en los precursores de la práctica de un deporte que caló hondo a nivel internacional. (Foto: Ecured)En un país al que llegaban muchos de los grandes inventos procedentes del extranjero, era lógico que algunos de los pioneros en ciertas ramas también fueran personas foráneas. Así sucedió, por ejemplo, en el caso del automovilismo.

Los franceses residentes en Cuba, Honoré y Dámaso Lainé, se convirtieron en los precursores de la práctica de un deporte que caló hondo a nivel internacional y que en la mayor de las Antillas también tuvo cierta repercusión mediática, sobre todo, a finales de la década de los cincuenta del siglo pasado, cuando se celebraron dos ediciones del Gran Premio de La Habana.

Conozcamos quiénes eran estos señores y qué fue lo que hicieron en favor del desarrollo de esta disciplina en su país de acogida.

Honoré se desempeñaba como veterinario y, además, era dueño de una plantación de caña. Por su parte, Dámaso, era doctor en medicina y ganó algún reconocimiento y prestigio en ese sector luego de ser elegido para atender la difteria que poseía la hija del general Leonard Wood, líder del gobierno de transición durante la primera ocupación de Estados Unidos en Cuba 1899 a 1902.

A pesar de las ocupaciones con las que se ganaban la vida, ambos profesaron un gran amor por los automóviles y, cuando la White Sewing Machine Company —fabricante de los coches de vapor White— abrió su primera sucursal en La Habana, se volvieron clientes asiduos.

Aquellos aparatos no tenían una apariencia, digamos, deportiva, pero luego de 1902, después de las modificaciones en el motor, la colocación de dos cilindros y una carrocería para que pasearan cómodamente cuatro personas… comenzaron a ser observados desde otro punto de vista.

Dos años antes, esta marca de carros ya había mostrado interés competitivo y logró que uno de sus vehículos corriera en la Feria de Detroit. A lo largo de 16 km, no tuvo rival.

En medio de ese contexto, los hermanos Lainé, imaginaron el negocio que vendría con la llegada masiva de automóviles y quisieron sacar partido de ello. En 1900 inauguraron, en la calle Zulueta, el primer taller de La Habana.

¿Qué trabajos se hacían allí? Reparaciones, modificaciones a las carrocerías, pintura y funcionaba también como proveedor de combustible. Nada mal para empezar, ¿eh?

Luego ambos serían vendedores de autos White y actuaban como si fuesen representantes de aquella empresa en Cuba. Mientras, el mercado nacional cada vez crecía y exigía más.

Con el prestigio que se habían ganado y una serie de contactos que habían conseguido, se lanzaron en una misión que podía parecer compleja, debido a la poca cantidad de vehículos que existía en el país por aquel entonces, pero… lograron organizar en 1903 el primer desfile de exhibición, que también funcionó como competencia, en homenaje a la fundación del Havana Automobile Club, entidad presidida por Enrique J Conill, uno de los hombres más ricos de su época.

El certamen: un recorrido de 40 km entre el puente de La Lisa y Guanajay. Cinco autos participaron. Sus dueños los conducían y sus esposas, en casi todos los casos, los acompañaban como copilotos. Dámaso Lainé fue el ganador. Con su carro Darracq (marca francesa) fue insuperable y completó el tramo en 37 minutos. Una curiosidad: su esposa, casualmente, no lo acompañó.

El ganador resultó el médico Dámaso Lainé, hermano del organizador, tripulando un Darracq (Francés), con un tiempo de 37 minutos en el viaje de ida. Una curiosidad: fue el único corredor al que no acompañó su esposa.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Continue Reading
You may also like...
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top