Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Los precios son “10 veces más grandes” tras el Ordenamiento afirmó Marino Murillo

Noticias de Cuba

Los precios son “10 veces más grandes” tras el Ordenamiento afirmó Marino Murillo

Las pérdidas superan los 7 000 millones

Marino Murillo

Marino Murillo reconoció que el salario mínimo en Cuba no alcanza ni para comprar la canasta básica. (Foto: Ariel Cecilio Lemus-Granma)

La Tarea Ordenamiento no impactó como se esperaba en la economía, dijo bien claro Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos.

En realidad solo reconoció algo que los cubanos sufren en carne propia. Sin embargo, las palabras del funcionario muestran cuánto atraso al país ha generado el Ordenamiento al analizar los estados financieros presentados por las empresas a la Oficina Nacional de Estadística e Información.

El país acumula pérdidas por cerca de 7 000 millones, aseguró. La mayoría, el 82 %, se concentra en el sector agropecuario, actividades del comercio provinciales y otras subordinadas al gobierno territorial.

La disminución de las ganancias, reconoció, también está marcada por el ordenamiento monetario. Las empresas que lograron mantener mejores resultados fueron aquellas que tuvieron “capacidad para aguantar la devaluación” y una acertada gestión.

Al cierre del mes de agosto, la rentabilidad de las estructuras empresariales, como promedio, trabajaba con un 17 %; algunas dentro del sector agropecuario con un 6 %.

Inflación en Cuba

Según explicó Marino Murillo se logró que los precios mayoristas crecieran menos que la devaluación (2 300 %). En ese circuito se estableció como meta una inflación de 1 200 %. “El problema está en la minorista”.

No obstante, el contexto nacional está marcado además por el mercado informal de divisas donde se mantiene “una tasa de cambio de 1×70, lo que representa una inflación de 6 900 %”.

“Esto se traduce, por ejemplo, en que un actor económico que logre materias primas en el ambiente de las empresas estatales (1×24) y forme precio en el ámbito de 1×70, va a tener grandes utilidades sin ser muy eficiente o productivo, y eso puede tributar a aumentar condiciones de inflación en el futuro”, explicó.

Confesó que según el diseño de la Tarea esperaban que las ventas totales crecieran 1,6 veces y los ingresos de la población, cinco veces. “Se suponía que todos los asalariados íbamos a quedar mejor que antes; más, en la práctica ha sucedido que las personas están enfrentándose a precios hasta diez veces más grandes que lo previsto en la inflación minorista”.

La mayor alza de los precios minoristas se percibe en el transporte, en la vivienda (compra de materiales de construcción) y en la alimentación. “Todo ello tiene un gran impacto en la vida doméstica”.

También reconoció que el salario medio (3 888 pesos) no alcanza para comparar los productos de la canasta básica normanda, que aumentó su costo fundamentalmente en La Habana y en la zona oriental.

“Lo que significa que quienes tienen pensión y salario mínimo, hoy no están consumiendo lo previsto”, dijo, y agregó que las medidas antinflacionarias tomadas no tuvieron el efecto deseado. “Que hoy un cubano se coma algo en la calle le está costando el doble de lo diseñado”.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top