Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Maradona y Fidel Castro, unidos hasta en la muerte

Deportes

Maradona y Fidel Castro, unidos hasta en la muerte

El ex futbolista argentino murió este 25 de noviembre a los 60 años de edad

La relación en vida entre el astro argentino Diego Armando Maradona y el mandatario cubano Fidel Castro se extendió a la muerte este miércoles 25 de noviembre, cuando se supo que uno de los mejores futbolistas del mundo falleció exactamente 4 años después del dictador.

Maradona falleció en una casa del barrio de San Andrés en Tigre, provincia de Buenos Aires, como consecuencia de un paro cardíaco y a unas pocas semanas de una operación quirúrgica donde le extrajeron un coágulo de sangre en la cabeza. El pasado 30 de octubre había cumplido 60 años de edad.

Maradona y Fidel Castro unidos hasta en la muerte

Maradona y Fidel Castro unidos hasta en la muerte. (Collage: Granma)

El Pelusa siempre sintió admiración por su coterráneo, el guerrillero Ernesto Che Guevara, vinculado en su trayectoria a la Revolución cubana. Pero la cercanía de Maradona con Castro se acentúa durante los procesos de rehabilitación que tomó en La Habana para enfrentar su adicción a las drogas.

En esas fechas aprovechó para acercarse a Fidel y mantener largas conversaciones. “Fidel, si algo he aprendido contigo a lo largo de años de sincera y hermosa amistad, es que la lealtad no tiene precio”, llegó a decir Maradona en uno de los mensajes intercambiados durante los últimos años de convalecencia de Castro.

Tanto en las conversaciones cara a cara, como por escrito, ambas figuras intercambiaban opiniones sobre el deporte y la política. Maradona también simpatizó con Cristina y Néstor Kirchner​ presidentes izquierdistas de Argentina, a los cuales tanto Castro como Hugo Chávez apoyaron sin reparos en su idea de blindar a América Latina con corrientes políticas de su preferencia.

En varias ocasiones, el ganador de la Copa del Mundo de Fútbol en México 1986 se vestía con atuendos alegóricos al Che Guevara y en su pierna izquierda tenía un tatuaje con la cara de Fidel Castro, de quien dijo era su segundo padre.

“Para mí fue como un segundo padre, porque me aconsejó, me abrió las puertas de Cuba cuando en Argentina había clínicas que me la cerraban, no querían la muerte de Maradona. Y Fidel me las abrió de corazón”.

Durante la cumbre contra el ALCA celebrada en Argentina en 2005, Maradona se erigió como una punta de lanza de todo el bloque de presidentes de izquierdas para ponerle cara a la propuesta del mandatario estadounidense George W. Bush. Según la prensa argentina, Maradona actuó como “un icono del neoliberalismo noventoso y se subió a un tren del progresismo latinoamericano”.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Suscríbete GRATIS y recibe noticias

To Top