Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

“Me dieron patada y piñazo hasta partirme dos costillas”: cubano denuncia agresión de la policía en Baracoa

Noticias de Cuba

“Me dieron patada y piñazo hasta partirme dos costillas”: cubano denuncia agresión de la policía en Baracoa

Además de haber sido atacado sin justificación, el denunciante asegura haber recibido una multa

“Me dieron patada y piñazo hasta partirme dos costillas”: cubano denuncia agresión de la policía en Baracoa

“Me dieron patada y piñazo hasta partirme dos costillas”: cubano denuncia agresión de la policía en Baracoa. (Captura de video: Observatorio Cubano de Derechos Humanos-Youtube)

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) compartió el caso de Rogelio Cuza, un cubano que fue agredido de manera arbitraria por la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) en el municipio de Baracoa, en Guantánamo.

De acuerdo con la denuncia, los hechos ocurrieron en la unidad central de la PNR, a donde Cuza fue trasladado mientras se encontraba en estado de ebriedad.

Cuza asegura que no hubo motivo que justificara el ataque físico que recibió en aquel momento, el cual dejó varias marcas en su cuerpo.

En el video, la víctima de las agresiones mostró las heridas y los moretones en los brazos que quedaron luego de que las autoridades lo esposaran a la fuerza.

Asegura que se trató de dos policías, uno que lo sujetó y otro que lo golpeó y pateó en varias ocasiones, acción que provocó la fractura de dos de sus costillas.

“Me dan patada y piñazo, uno me sube el pulóver, atrás me dan patada y piñazo hasta partirme dos costillas, la quinta y la sexta (…) me dieron golpes por donde quiera”, declaró ante cámara.

Cuza indicó que además de ser golpeado, esa noche terminó siendo multado por la policía, una multa de 40 pesos que considera injusta y se niega a pagar.

Durante la denuncia, Cuza recalcó que sufre de alcoholismo, el cual se junta con otras patologías como la gastritis, una enfermedad en los pulmones y hemorroides.

Además, el cubano asegura estar ciego de un ojo y tener carnosidad y cataratas en el otro, cosas que no detuvieron a los agentes de la PNR a la hora de golpearlo.

El denunciante asegura que estas patologías tampoco le permiten trabajar, por lo que vive con una tía mayor. De igual manera indicó que al no tener dinero, no podría pagar la multa ni aunque quisiera, por lo que su única opción sería enfrentar la cárcel.

Cuza aclaró que luego de que se percataran de sus costillas rotas, los policías dejaron de agredirlo y lo dejaron en un hospital cercano. Sin embargo, las únicas personas que observaron lo ocurrido fueron los presos que se encontraban en la unidad de la PNR aquella noche.

[Mowplayer-Video ID=Jre0k5gHtFU]

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top