Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Mentir, alterar estadísticas y botar medicamentos: la labor de los médicos cubanos en Venezuela

Noticias de Cuba

Mentir, alterar estadísticas y botar medicamentos: la labor de los médicos cubanos en Venezuela

“Pesquisaba un par de casas y después inventaba nombres y cédulas. Hasta nombres de conocidos míos en Cuba puse. Ellos no se dan cuenta, ni lo revisan, porque lo importante son los números”

EEUU exige un pago directo de salario a los médicos cubanos que están en misiones de salud

Médicos cubanos en misiones no reciben un salario completo (Foto: Presidencia de Cuba)

El gobierno de Cuba busca a toda costa que el Premio Nobel de la Paz 2021 sea concedido al Contingente Internacional Henry Reeve, una estrategia más cercana a realzar la imagen corporativa de estas misiones médicas que a la responsabilidad social.

El galardón garantizaría al régimen volver a reconquistar el mercado para sus brigadas médicas, las cuales laboran en condiciones que han sido calificadas como esclavitud moderna, una fórmula desesperada del castrismo para recuperar una de sus más valiosas fuentes de ingreso.

Aunque es admirable el despliegue y la labor de médicos cubanos en 40 países y territorios durante casi un año de pandemia, pocos se preguntan en qué condiciones han trabajado y trabajan esos profesionales.

Un reportaje de Diario de Cuba exhibió la realidad de cómo laboran varios de estos profesionales en Venezuela.

“Cuando comenzó lo de la pandemia, nos dijeron que teníamos que hacer pesquisas todos los días. Nos daban un nasobuco hoy y teníamos que recordárselo para que nos dieran otro al cabo de diez días. Había que ir a zonas que son peligrosas; yo muchas veces tuve que ir solo”, contó un médico que abandonó la misión en Venezuela y pidió mantenerse en el anonimato.

Según explicó, les ordenaban la imposible labor de pesquisar 150 personas diarias por lo cual “inflaban” los registros con nombres y cédulas ficticias que a la larga nadie verificaba.

“Pesquisaba un par de casas y después inventaba nombres y cédulas. Hasta nombres de conocidos míos en Cuba puse. Ellos (los jefes de la misión) no se dan cuenta, ni lo revisan, porque lo importante son los números”, añadió el médico.

Narró este profesional de la salud que tenían el objetivo de operar a 15 o 16 pacientes diarios, pero no iba nadie.

“Operábamos, si acaso, a cuatro o cinco. Había pacientes que iban a preguntar algo y los anotábamos como operados. Para que las cifras cuadraran, había que tirar los medicamentos que supuestamente habías usado en ese paciente. Por ejemplo, los lentes que se usan para los pacientes de cataratas”, relató el médico. “Ellos (los jefes de la misión) te dicen que no puedes mentir, pero te obligan a hacerlo”, reveló.

Señaló igualmente las pésimas condiciones materiales en las que laboraban, ya que debían realizar las cirugías en salones donde el techo se estaba cayendo

“Muchas veces teníamos que ir a clínicas privadas a intercambiar, por ejemplo, guantes por detergente y alcohol para poder esterilizar el salón. A veces teníamos mucho antibiótico que había que desechar para inflar cifras, y otras veces no teníamos para ponerle al paciente después de la operación”, manifestó.

Debido a estas horribles condiciones a la que someten a los médicos cubanos, existe una denuncia de Cuban Prisoners Defenders contra el régimen comunista ante la Corte Penal Internacional.

La misma refleja que los galenos reciben un estipendio para sus gastos en el país donde cumplen misión y el resto (10-25% de lo que paga el Gobierno del país de destino) se deposita en un banco en Cuba.

Si el colaborador abandona la misión o no regresa a Cuba al terminarla, pierde ese dinero.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias de Impacto

Advertisement

Videos de Cuba

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Alex Otaola en su exitoso programa Hola! Ota-Ola
To Top