Connect with us

México cierra la puerta a los inmigrantes, pero se abre para los springbreakers

Mundo

México cierra la puerta a los inmigrantes, pero se abre para los springbreakers

En el estado mexicano de Quintana Roo se suceden las fiestas clandestinas

Fiestas en Cancún

Autoridades llegan a fiesta clandestina en Playa del Carmen, México (Foto: @tulumvlog-Twitter)

Los controles del Instituto Nacional de  Migración mexicano (INM) en la frontera con Guatemala se reforzaron, mientras que los estadunidenses que comienzan a invadir las playas del país azteca entran sin ningún tipo de restricciones.

La actitud frente a la Covid-19 por parte de México anda en las antípodas. Por un lado, no se dejan entrar a los inmigrantes irregulares por razones de salubridad y seguridad, y por otro se recibe a todo tipo de extranjeros en sus playas, sin que se les pida al menos una prueba de Covid-19.

En las noches de la Playa del Carmen, Quintana Roo, los contagios por la Covid-19 parecen haber desaparecido. Las calles, bares, antros, hoteles y hasta el transporte público se ha llenado de turistas, a pesar del riesgo de contagio con la nueva cepa de Sars-Cov2.

La mayoría son springbreakers que vienen de Estados Unidos, Canadá, Francia e Italia, pero también de varios países del continente

Para Alejandra, residente de Cozumel y trabajadora es una situación muy difícil: “Yo soy de aquí, tengo que salir a trabajar, pero de nada sirve que me haya cuidado un año si hoy: vea; es bien fácil que pueda contagiarme en medio de tanto turista”, declaró al portal BBC Mundo.

Un contraste abismal se se observa en Tapachula, Chiapas, donde los inmigrantes centroamericanos solo tratan de cruzar hacia México para emprender un largo viaje hacia la frontera con Estados Unidos.

Para los migrantes la situación es distinta, nadie los recibe con alegres sonrisas y los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) son inflexibles. No hay paso. La frontera entre México y Guatemala está cerrada ante viajes no esenciales para evitar la propagación del covid-19.

Apostados en la ribera del río Suchiate, los agentes migratorios esperan junto a algunos elementos de la Guardia Nacional que han sido enviados para ayudar a preservar el orden. Se acercan a cada balsa que llega a México y piden identificaciones.

Sin embargo, las medidas de seguridad deberían mantenerse, en cualquiera que sea el caso, un extranjero que viene a reactivar la economía y un migrante que desea mejores oportunidades, las restricciones no tienen porqué ser selectivas, puesto a que el virus tampoco distingue entre posición económica y social.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top