Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Montar bicicleta en Cuba: Casi tan complicado como tener un carro

Noticias de Cuba

Montar bicicleta en Cuba: Casi tan complicado como tener un carro

“En las tiendas del Estado no venden desde hace años y ni hablar de otras piezas”

Montar bicicleta casi tan complicado como tener un carro, ¡gomas a 30 CUC!

Montar bicicleta casi tan complicado como tener un carro, ¡gomas a 30 CUC! (DDC)

En medio de una crisis energética que afecta el transporte público en Cuba, la bicicleta pudiera ser una opción para los desplazamientos, pero las piezas de estos vehículos suelen alcanzar precios prohibitivos y el Estado hace tiempo dejó de venderlas.

“Estoy yendo a pie al trabajo porque tengo la bicicleta parada por falta de gomas”, dice un holguinero entrevistado por le medio independiente Diario de Cuba.

“En las tiendas del Estado no venden gomas desde hace dos años y ni hablar de otras piezas. Eran caras y malas, pero uno se esforzaba y las compraba. Ahora ya es imposible. Una goma con los particulares cuesta 30 o 35 CUC. Mi salario completo, que el mes pasado fue triplicado, no me alcanza para comprar las dos gomas. Y hay que sumar las cámaras que cuestan cuatro o cinco CUC”, añadió.

El hombre explica que debe trasladarse cada día desde su casa en el Reparto Lenin hasta el Hospital Pediátrico de la cabecera provincial.

Desde antes de la crisis con el combustible, la tracción animal ha estado en el boom de la transportación, pero los precios se han elevado y lo más inteligente es tener una bicicleta para moverse al estilo de los años más duros del periodo especial en la década de los noventa.

El mercado de las piezas y gomas de bicicleta lo han asumidos los cubanos que viajan al extranjero en espacial aquellos que los hace a Guyana o Surinam, donde las compran por cerca de diez dólares.

Pero para que dé la cuanta y pagar el boleto de avión y que dé ganancia le triplican el precio, “hay que triplicar el precio de lo que se trae porque el pasaje cuesta mucho. Súmale la estancia allá, el transporte de ida y vuelta al aeropuerto de Santiago de Cuba, más los sobornos en la Aduana.

“Después le damos la mercancía a alguien que tiene un punto y le sube un poco más para ganar lo suyo. Por eso salen caras”. Dice un negociante que se dedica a importarlas de forma individual “con carácter no comercial”.

“El precio caro se nota más ahora porque en estos momentos no hay otras opciones. Las gomas importadas las compraban antes solamente las personas con bastante dinero; no era por necesidad, sino buscando más calidad. La mayoría resolvía con las que vendían de vez en cuando en la tienda o las artesanales. Pero ya eso no existe, y tienen que agradecer que algunos traigamos gomas todavía porque a casi nadie de los que viajan le gusta esta mercancía: pesa mucho, y si traes otra cosa más liviana ganas más”, concluyó.

Para un jubilado que ingresa unos 300 pesos cubano (12 CUC) se hace imposible comprar esas gomas, Ismael, es un de esos casos que cuenta como acudió a un familiar para poder seguir utilizando su bicicleta.

“Mi nieto fue el que las pagó, yo ni en sueños podría. Él se fue por Guyana, cruzó todos esos países hasta llegar a Estados Unidos. Por suerte pasó antes de que la cosa se pusiera mala como ahora. Lleva allá un año y nuestra vida ha cambiado gracias a su ayuda. Menos mal”.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top