Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Músico cubano cuenta cómo vivió su primer acto de repudio

Noticias de Cuba

Músico cubano cuenta cómo vivió su primer acto de repudio

Una conga se convirtió en un acto político con insultos y agresiones

Músico cubano cuenta cómo vivió su primer acto de repudio

Siguen los actos de repudio en Cuba (Foto: Brigada de Instructores de Holguín – Facebook)

El músico cubano Tito Pakin reveló cómo vivió su primer acto de repudio siendo un niño de diez años que solo quería disfrutar de la música y el baile en una conga realizada en 1980.

Pakin cuenta en Facebook que esa noche estaba en un parque cuando su amigo Norlin le dijo que la conga iba a salir de la Casa de la Cultura y lo invitó a tocar en las tumbadoras.

Al comenzar el desfile los participantes estaban realizando cantos que para Pakin y Norlin, por ser niños, era algo sin importancia, pero momentos después ocurrieron hechos que marcaron su vida para siempre.

La conga se convirtió en un acto de repudio político con el grito de consignas e insultos a personas que en esa época querían irse de la Isla para no seguir viviendo bajo las carencias del sistema comunista.

Tras pasar por varias calles del pueblo, la conga llegó a casa de Norlin, quien estaba tocando el quinto, y de repente los participantes empezaron a lanzar huevos y tomates contra la vivienda.

“Nunca voy a olvidar ese momento, el rostro de mi amigo y su casa recibiendo todo tipo de ofensas, él no entendía nada, porque con 10 años no sabía que su hermano se marcharía a los Estados Unidos”, añade Pakin.

El amigo del músico corrió asustado a su casa para tratar de entrar por la puerta trasera y estar con su familia en medio de las agresiones.

Pakin comenta que al otro día contó lo sucedido a su abuela Susana y ella no dijo ni una palabra, prefirió estar en silencio. Tiempo después el músico se enteró a través de su padre, que uno de sus tíos se fue a Estados Unidos sin despedirse de la familia.

Con el paso de los años la abuela recibió unas fotos de su hijo en el exilio, pero jamás lo volvió a ver en persona.

También dijo que un “chivato” del pueblo, actualmente residente en Miami, empezó a contar en un parque que muchas personas fueron obligadas a marcharse por ser contrarias al sistema comunista y no tener una “conducta revolucionaria”.

“Mis manos sonaron el tambor con solo 10 años, nos usaban como simples carneritos, cuando los mayores tomaban el silencio en sus manos y no hacían nada por hacer que estos actos vergonzosos no sucedieran, por eso siempre que sea testigo, donde quiera que esté te diré, no lo hagas … amigos de pueblo, familias y vecinos”, indica el músico.

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top