Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

¿Qué carne se puede comer en Cuba? Se pregunta la prensa oficialista

Noticias de Cuba

¿Qué carne se puede comer en Cuba? Se pregunta la prensa oficialista

Los precios de las entidades estatales son los primeros que presentan como inaccesibles para la población

Prensa oficialista se pregunta ¿qué carne se puede comer en Cuba

Sobre el caso de los cerdos, la prensa oficialista reconoce que los que llegan a los mataderos de la empresa cárnica estatal son “pocos y flacos”. (Collage: Invasor)

Un artículo publicado en el periódico Invasor, medio de prensa oficialista de Ciego de Ávila, aborda la trágica situación del cubano que día a día se pregunta ¿qué carne se puede comer en Cuba?, ante la escasez imperante y el aumento desmedido de los precios.

Con la entrada en vigor del ordenamiento monetario el 1.º de enero de 2021 las entidades estatales, que vieron devaluado (en sus finanzas oficiales) el peso cubano por 24 veces, comenzaron una subida de precios en escalada con el intento de ser “rentables”.

En la actualidad en Ciego de Ávila el Centro de Elaboración de la empresa cárnica provincial vende una libra de tocineta a 260 CUP, el jamón viking a 250 CUP, manteca en rama 130 CUP y el lomo ahumado es aún más caro pues una libra cuesta casi 300 CUP (296 CUP para ser exactos).

Con estos precios y una disminuida oferta la periodista oficialista Amanda Tamayo Rodríguez intenta averiguar cómo un cubano puede conseguir fuentes de proteína más allá de acudir a las también desabastecidas tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC). En el artículo se descarta la opción de comprar en MLC por “obvias razones”.

“Apenas podemos calcular la cobertura que representa el pollo que se vende por circunscripciones, porque en al menos cinco donde Invasor estuvo, la gente no recuerda la última vez que les tocó”, refiere el artículo.

Sobre el caso de los cerdos, la prensa oficialista reconoce que los que llegan a los mataderos de la empresa cárnica estatal son “pocos y flacos”.

La maquinaria industrial está diseñada para el sacrificio de 120 reses y 400 cerdos diarios, pero en la actualidad se sacrifican en promedio 57 animales diarios. Yudelkis Llanes Milián, especialista de producción de la UEB, dice que esa cantidad en otros tiempos se consideraba ineficiente por el gasto de agua, sin embargo, ahora no queda más remedio. “Hoy echamos a andar para sacrificar 16 reses. Casi nada”, reconoce.

Con estas evidencias resulta redundante mencionar que los planes no se cumplen, no obstante la cifra real de la marcha de los planes productos son vergonzosas. Por ejemplo, la libra de carne de primera para niños, que requiere 6.8 toneladas (t) por mes, solamente se cumple al 33.8%; en el caso de las 11.5 t destinadas a dietas médicas solo se habían entregado el 22%. Los embutidos y picadillos están al 52% del plan ideado en enero.

La primera consecuencia del desastre comunista es evidente: hay menos comida para la población, pero la situación de los obreros de la empresa cárnica también es preocupante. El incumplimiento de los planes productivos ha conllevado a pérdidas de 22.3 millones de pesos, lo cual obliga a despedir trabajadores pues el dinero no alcanza para pagar el fondo de salario. Antes eran 284 trabajadores y activos apenas hay 140.

Como suele suceder en este tipo de reportajes oficialistas se expone la situación, pero no se hace mención a las verdaderas causas ni se señalan los responsables del desastre económico cubano. El texto termina como empezó: preguntándose “¿qué tenemos para comer los cubanos?”

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

1 Comment

1 Comment

  1. Lucy

    27 noviembre, 2021 at 6:00 pm

    Siguen preguntando, es que no escucharon a Guillermo García Frias cuándo dijo las carnes que se podían comer: jutia, rata, majá, culebras, gatos, grillos, cucarachas, alacranes, etc. Y mucha tripa de cualquier animal, en algunas excepciones los huesos de vacunos después de quitarle toda la carne para consumo del Comité Central.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top