Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

“Comía guayabas verdes y tomaba agua del río”: Niño desaparecido en Pinar del Río cuenta cómo sobrevivió

Noticias de Cuba

“Comía guayabas verdes y tomaba agua del río”: Niño desaparecido en Pinar del Río cuenta cómo sobrevivió

Estuvo 48 horas perdido en el monte

yunior menor perdido en Pinar del Rio

Yunior Yoel Verde vestía solo calzoncillos y medias cuando fue encontrado. (Foto: Guerrillero)

Después de más de 48 horas desaparecido, el pequeño Yunior Yoel Verde Rodríguez fue encontrado por un pescador. Solo vestía calzoncillos y medias, según contó el hombre a la prensa local.

A ciencia cierta, no se sabe cómo el menor de 12 años fue a parar a reguladora del río San Juan. Según el vecino que lo acompañaba vio que cruzaba un arroyo y luego lo perdió de vista.

Ismel Labrador Martínez, el hombre que encontró a Yunior, dijo que este lo llamó y, tras verificar que era el pequeño perdido, lo montó en su cámara de tractor para llevarlo al otro extremo de la presa.

“Vine a buscar guayabas y me perdí”, le contó el niño que insistía en recuperar su ropa y las botas de goma, que le habían robado. Recordó que le ofreció un pan y le devolvió la mitad. “Me conmocionó mucho que quisiera compartir conmigo en una situación como la que él estaba”, confesó.

El niño fue llevado al hospital pediátrico Pepe Portilla, en Pinar del Río, sin complicaciones para su salud. Su barriga estaba llena de picaduras de garrapatillas y mosquitos; los pies llenos de arañazos.

Cundo le preguntaron cómo sobrevivió respondió: “Comía guayabas verdes y tomaba agua del río y por la noche me quedaba dormido debajo de una palma”. Confesó que sintió frío pues durante los días que estuvo perdido llovió mucho en el área.

“Yo no hacía más que pensar en mi muchachito, sin un techo donde protegerse de la frialdad. Fue muy duro, no tengo palabras para explicarte lo que sentí”, dijo Viva Elena Rodríguez Hernández, madre del menor.

Por su parte, Yerandy Contreras, vecino con el que salió a cazar, habló sobre lo sucedido. Hacia él se volcaron todas las miradas tras el suceso. Relató que su hijo y Yunior empezaron a jugar a unos metros de él, pero este último comenzó a alejarse.

Aseguró que lo llamó, sin embargo, el niño siguió internándose en el monte. “Todavía no me creo que ese muchacho haya aguantado tanto, porque lo que se llevó de merienda fue apenas un pomito de agua, otro de jugo de mango y un pan con tortilla”.

Yunior es cardiópata, nació con una restricción de crecimiento debido al síndrome de Rusell Silver y tiene además una acidosis tubular renal.

“Es muy batallador, y yo agregaría que muy despierto, y eso le permitió resistir bajo la intemperie y sin alimentarse apenas todo ese tiempo”, precisó el doctor Sergio Piloña.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top