Vea el primer debate presidencial entre Trump y Biden”
Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Tiendas virtuales dejan en evidencia la desigualdad económica en Cuba

Coronavirus en Cuba

Tiendas virtuales dejan en evidencia la desigualdad económica en Cuba

La poca accesibilidad a las plataformas y el cargo extra del envío a domicilio son obstáculos que detienen a gran parte de los cubanos

Desigualdad económica en la Isla

Solamente algunos cubanos pueden darse el lujo de comprar en línea mientras los demás deben permanecer horas en largas colas (Collage ilustrativo: TuEnvío y Ismarays Ortega-Facebook)

Una realidad que ya se percibía quedó comprobada con la llegada de la pandemia de COVID-19 a Cuba: la marcada desigualdad económica.

La compra de comida, difícil para la mayoría de los cubanos entre la escasez y el encarecimiento, ha sido la prueba más palpable de la enorme desigualdad social con la que se supone que el comunismo pretendía terminar.

La apertura de tiendas virtuales para adquirir alimentos en línea ha dejado en evidencia la poca accesibilidad de los cubanos a estas plataformas, tanto por el cargo extra que implica el envío a domicilio, como por el simple hecho de conectarse a Internet.

Mientras la mayoría de los ciudadanos pasan horas y hasta noches enteras expuestos entre cientos en largas filas para comprar productos básicos, los más acomodados los adquieren por Internet.

“No tengo Internet. No gano el dinero para poder obtener cualquier tipo de comida a través de Internet”, dijo a Radio Martí José Ángel González, un joven que buscaba en La Habana una tienda sin una cola muy larga.

Según cifras del Gobierno, el 40% de la población no tiene servicio de telefonía celular y mucho menos Internet, lo que. Sin embargo, no ha influido para que la empresa estatal que lo provee, ETECSA, reduzca sus elevadas tarifas, las más altas del continente.

Yainelis, una empleada estatal y madre soltera de tres hijos, quien reside en la provincia de Granma, contó al citado medio que tenía problemas para llegar a fin de mes con su salario de 500 pesos cubanos.

“Solía tener algunas gallinas en el patio trasero para huevos, pero ahora nos las hemos comido todas (…) Ahora, algunos días, solo es con el arroz de la ración mensual y lentejas”, añadió.

El origen de la desigualdad económica en Cuba

La apertura a las divisas para comprar alimentos y combustibles durante la crisis económica posterior a la desintegración de la Unión Soviética en 1991, fue el primer paso para la desigualdad económica.

Cuba, cuya moneda no tiene valor fuera del país, desarrolló el turismo internacional, se abrió a la inversión extranjera, aprobó algunas pequeñas empresas y alentó a cubanos en el extranjero a visitar y enviar dinero a familiares.

Quienes tenían familia en el extranjero lograron recibir una ayuda económica de su parte, a cambio claro de que una parte fuera para el régimen, sin embargo, la situación antes de eso no era mejor, pues aunque todos tenía ingresos similares, estos siempre fueron mínimos y la igualdad era la pobreza.

“Recibo dinero de mi hermana en Miami. Su ayuda es un gran alivio en estos días pues hay que buscar mucho por comida”, contó la maestra de la escuela primaria, Imilsis Labrada, mientras hacía fila en una oficina de Western Union en La Habana.

Expertos sobre Cuba estiman que al menos el 40% de la población recibe remesas del exterior, que ascienden a unos pocos miles de millones de dólares anuales y que aumentan considerablemente su poder adquisitivo.

Estos cubanos, y los que trabajan en el sector privado más lucrativo, representan la mayoría de los compradores en línea.

Mientras tanto, los empleados estatales, el 70 por ciento de la fuerza laboral, no puede costear el servicio de compras “online”, a menos que también reciban remesas, pues su salario de en promedio 30 dólares al mes, difícilmente alcanza a cubrir sus necesidades.

El elevado costo del servicio de internet en la isla no ayuda a su situación. Las tarifas del monopolio estatal de telecomunicaciones (ETECSA) son las más altas de toda América y aunque los cubanos han pedido y exigido en varias ocasiones que se reduzcan, no han recibido respuesta.

Con lo que un cubano paga a ETECSA por una hora de internet, podría costear una semana del servicio ilimitado en otro país de Latinoamérica, como Argentina, Chile o México.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top