ESPECIAL CUBACEL: Manda 20 CUC y en Cuba reciben 50 CUC
Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Trump abre la puerta a demandas sobre obras de arte confiscadas por Fidel Castro

Estados Unidos

Trump abre la puerta a demandas sobre obras de arte confiscadas por Fidel Castro

La Ley Helms-Burton permite a los ciudadanos estadounidenses demandar por la recuperación de bienes, incluido el arte incautado por el régimen comunista desde la Revolución Cubana de 1959

Trump abre la puerta a reclamos de restitución sobre arte incautado por Cuba

Trump abre la puerta a reclamos de restitución sobre arte incautado por Cuba. (GETTY IMAGES)

El título III de la Leys Hemls-Burton, recientemente puesto en vigor por el presidente Donald Trump, permite a los ciudadanos estadounidenses demandar por la recuperación de bienes, incluido obras de arte incautadas por el régimen comunista después de 1959.

“Hay personas en Miami que han estado esperando este día. Incluso las personas que están vehementemente en contra de Trump están entusiasmadas con esto”, dijo a The Art Newspaper un abogado que ha seguido los reclamos sobre el arte incautado en Cuba.

“La mayoría de la gente pensó que nunca habría un presidente que fuera lo suficientemente valiente o loco como para hacer esto”, acotó.

El título III de la ley permite a los ciudadanos estadounidenses, incluidos los cubanos que luego se naturalizaron, demandar a cualquier persona que trafica con bienes confiscados por el Gobierno cubano.

Hasta el momento, no se han presentado demandas para recuperar obras de arte bajo este título, aunque muchas (incluidas pinturas, esculturas públicas, arquitectura, libros y artes decorativas) fueron confiscadas después de la Revolución, y muchos objetos incautados de colecciones cubanas han sido comercializados en EEUU y Europa.

Los obstáculos en la Ley Helms-Burton incluyen una barra alta para reclamos, pues solo permite que se recuperen propiedades con un valor de al menos $50.000 en el momento de la incautación en 1959, alrededor de $400.000 en la actualidad.

Arte confiscado

Sin embargo, los cubanoamericanos que huyeron de la Isla han hecho de la propiedad incautada un problema político.

Entre ellos se encuentran coleccionistas conocidos internacionalmente, como la familia Fanjul, productores de azúcar cuyas vastas tierras fueron tomadas junto con su colección de arte, que incluía pinturas de Joaquín Sorolla y una antigua villa familiar que es ahora el Museo de Artes Decorativas de La Habana.

En 2005, los Fanjuls aprovecharon el apoyo de los políticos estadounidenses y amenazaron a Sotheby’s con multas bajo el Título IV de la Ley Helms-Burton después de enterarse de que la casa de subastas le pidió a la bisnieta de Sorolla que autenticara una de las pinturas desaparecidas de la familia.

El régimen de Castro también se apoderó de la colección de Olga Lengyel, una sobreviviente de Auschwitz y ciudadana estadounidense que vivía en La Habana. Olga poseía obras de Picasso, Degas, Goya, Van Gogh y Hans Memling, ahora valoradas en cientos de millones de dólares.

También faltan obras de Diego Rivera, una vez propiedad de la familia de Guillermo Marmol, un empresario nacido en Cuba y radicado en Dallas. Marmol planeó una demanda bajo el Título IV de la Ley Helms-Burton contra Sotheby’s y otra firma que vendió las fotos de su familia, pero cedió cuando las compañías acordaron cooperar.

 

Suscríbete GRATIS para recibir noticias

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top