Última Hora: Muere el basquetbolista Kobe Bryant en accidente aéreo
Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Un error médico en Cuba le costó sus ojos

Noticias de Cuba

Un error médico en Cuba le costó sus ojos

Enrique desde el mes de abril del 2014 fue diagnosticado de Retinopatía Diabética por la doctora Leticia Verona Ugando

Imagen Ilustrativa

Imagen Ilustrativa (CUBANOS POR EL MUNDO)

El paciente Enrique Misael Peña recientemente ha sido víctima de un fuerte error médico en la Isla, donde según el Gobierno, mantienen el mejor sistema de salud de todo el continente.

Misael Peña de 45 años relata en una carta enviada a Cubanos por el Mundo como una mala operación le provocó la pérdida de la visión, y en estos momentos le reclama al régimen, éste no da respuesta alguna.

Enrique desde el mes de abril del 2014 fue diagnosticado de Retinopatía Diabética por la doctora Leticia Verona Ugando, quien le mandó para aliviar este padecimiento que se inyectara triancinolona en cada ojo.

El paciente originario de la provincia de Ciego de Ávila, no vio nada fuera de rutina, ya que con anterioridad también se la había aplicado y nunca había habido ningún inconveniente, pero en esta ocasión el resultado diferente.

“El día 8 de abril del 2014 una semana después del diagnóstico se me realiza el procedimiento en ambos ojos simultáneamente por la ya citada doctora. Ocho días después de aplicar el procedimiento acudo nuevamente a la consulta por presentar enrojecimiento y mucho dolor ocular en el ojo izquierdo. La primera acción de la doctora fue volverme a llevar a ese mismo salón e inyectarme nuevamente el ojo con antibiótico y dejarme internado en el hospital y hacer responsables a mis familiares de echarme las gotas en los ojos las cuales eran muchas y muy frecuentes”.

Pero a pesar del padecimiento los doctores continuaron dándole antibióticos sin realizarse un diagnóstico completo del padecimiento. A los pocos días el ojo derecho también comenzó a presentar el mismo dolor.

“Ya al transcurrir esa semana fui enviado para el Hospital Ramón Pando Ferrer en La Habana sin ni siquiera saber qué me había sucedido, porque nadie nos lo comunicó, en el Pando Ferrer Después de haberme realizado varias pruebas me diagnosticaron que tenía dos tipos de bacterias: una era Staphylococcus aureus y la otra Staphylococcus warneri. Cada día yo me sentía peor y al cabo de los 15 días fue entonces que las pruebas arrojaron la existencia dentro de mis ojos de un hongo llamado Aspergillus fumigatus”.

Misael Peña al enterase de su  situación se pregunta, ¿Cómo llegaron esas bacterias a sus ojos? ¿Por qué no se lo habían informado antes?.

“Desde que llegué al Pando Ferrer me realizaron 5 operaciones llamadas vitriectomías con el objetivo de limpiar el interior de mis ojos, además de recibir muchas inyecciones de Anfotericin B, que es un antimicótico, sin arrojar resultado alguno. Cada día era peor porque esa infección ya estaba avanzando para detrás de mis ojos. Ya sin tener visión en el ojo derecho y casi ninguna en el izquierdo, ya que estaba inflamado y empujaba hacia afuera, determinan trasladarme para el Hospital Hermanos Amejeiras para realizar un tratamiento que consistía en colocar un catéter en mi cuello para introducir el Anfotericin B y así controlar dicha infección y que no afectara mi sistema nervioso ya que podía traer graves problemas para mi vida”.

Pero todo el tratamiento resultó en vano y le provocó otros problemas en su cuerpo, como daños a sus riñones y otros órganos, por lo que finalmente se vieron en la obligación de interrumpir el tratamiento.

“Al mes y unos días de estar en ese hospital, donde tuve hasta desprendimiento de retina, el hongo se volvió a reactivar y los médicos me plantearon que si esa infección no cedía había que proceder a quitarme el ojo. Por ello los médicos deciden trasladarme nuevamente al Pando Ferrer para proceder a realizar la operación para quitarme el ojo. Mi estancia en la Habana fue de tres meses. Ya recuperado de la operación deciden darme el alta y entonces comenzó el ojo derecho a darme mucho dolor. Así me mantuve por varios meses, yendo a turnos en la Habana y tomando un medicamento que me mantenía altos los niveles de la glicemia hasta que se determinó realizar una operación para quitarme el ojo derecho”.

Posteriormente a la extirpación de sus dos ojos, Peña tomó la decisión de reclamarle a régimen, ya que él considera que es una injusticia lo que ha sucedido.

También se enteró de que en el hospital donde se encontraba ingresado y le fueron colocadas dos inyecciones, había presencia de la bacteria Ántrax. Por lo que envió una carta al Ministerio de Salud Pública con la reclamación.

“Después de haber realizado esta carta vinieron a darle respuesta a mi madre que no estuvo conforme con la respuesta dada por los compañeros de salud.  El 10 de agosto del 2014 vinieron a darle respuesta a mi esposa. Ella no estuvo conforme y le pidió a esos compañeros de salud que ella necesitaba que otras personas le dieran la cara para resolver esta situación. El 17 de septiembre del 2014 nos citaron para la Dirección de Salud Publica Provincial de Ciego de Ávila donde la directora de hospitales nos dice que nos van a reunir allí porque somos un caso excepcional porque no se acostumbra a realizar eso cuando alguien presenta una queja. En dicha reunión estaba presidida por el subdirector de salud provincial Noel, la Dr. implicada en esta situación, Dr. Naiza de Oftalmología, Dr. María Eufemia directora de centro Oftalmológico, la directora de hospitales de la provincia y otros compañeros más”.

Finalmente la reunión no tuvo ningún resultado positivo y la doctora que presidió el encuentro dijo que de igual forma Peña terminaría ciego, sin mencionar todos los riesgos y negligencias médicas que sufrió.

Como parte de una “solución justa”, este hombre fue jubilado con un salario de 270.00 pesos en moneda nacional, que equivalen a unos 11 dólares.

“Mi esposa perdió el trabajo por esta situación y además tenemos una niña que alimentar y con lo que me queda de la chequera tengo que pagar la electricidad. Hasta ahora nadie se ha preguntado con qué nosotros vivimos ni qué comemos. En esa reunión se acordó que los compañeros del ministerio de trabajo debían solicitar una ayuda económica para mi núcleo familiar, pero que eso solo lo aprobaba la ministra de trabajo y que no era seguro que se aprobara, que era un trámite que demoraba, que de aprobarse no sería mucho y que en el momento en que mi esposa o mi hija comenzaran a trabajar, me lo quitaban”.

 

Con información de Cubanos por el Mundo

 

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete a nuestra web.

5 Comentarios

5 Comentarios

  1. Avatar

    Jl

    30 abril, 2019 at 11:38 am

    En el mes de febrero hice un comentario que no publicaron y estoy seguro porque relataba una buena verdad sobre este ciudadano. Espero que este si lo publiquen.
    Esto es algo lamentable lo que le ocurrió a él y le ha ocurrido a otros. Busquen estadísticas para que vean con la frecuencia que se producen. Los errores médicos ocurren y no son porque el médico quiera hacer daño. La enfermedad de Misael lo dejaría ciego en pocos años, desafortunadamente por esta sepsis quedó ciego antes de tiempo, pero y si la operación hubiese sido un éxito, como lo han sido cientos de miles de ellas?? Despotricar contra los logros de nuestra revolución tienen el uno. Los invito a que visiten su casa (La de Misael) en el reparto 9 de Abril en esa provincia central. Si tan pobre y tan mal atendido está, cómo es posible que haya construido la casa que está construyendo. De donde ha sacado esos materiales, quien le ha dado todo ese dinero si ni la mujer trabaja???
    Saquen ustedes sus propias conclusiones!!

  2. Avatar

    Landín

    19 febrero, 2019 at 9:39 am

    Ojalá fueras tú el del problema para ver si seguías hablando lo mismo, lo que no explicó bien es que de seguro las bacterias fueron adquiridas durante el primer procedimiento y esos gérmenes intrahospitalarios son muy difíciles de tratar, muchos mueren y eso es responsabilidad del hospital.

  3. Avatar

    Georgina Elena Fernández marrero

    19 febrero, 2019 at 4:40 am

    Excelente comentario del analista pero la persona que conoce a Enrique Misael como está que expresa su opinión pide justicia al personal médico por falta de negligencia contamos con excelentes médicos y la medicina cubana unas de las mejores del mundo cuyos valores en Cuba se deterioran y pregunto dónde está las responsabilidad,la justicia que tanto lucho nuestro líder Fidel por dios comprensión y ayuda a ese ser que ha perdido la visión de sus dos ojos con tan joven edad
    Y Leticia sigue trabajando creen ustedes que una amonestación es suficiente analicen

  4. Avatar

    Susana

    18 febrero, 2019 at 9:44 pm

    Se lo creo a una tía mía le paso parecido fue a una operación normal y la dejaron ciega,la pobre nada fácil pero esa es la potencia médica

  5. Avatar

    Analista

    18 febrero, 2019 at 6:42 pm

    En Cuba NADIE «PIERDE» su trabajo por problemas de enfermedad, ni el enfermo ni el familiar, si tuvo que ausentarse para cuidarlo.
    El mismo que escribe la «denuncia» para ser publicada en un medio que sólo se dedica a difamar a Cuba y su sistema de salud de cualquier forma posible, ni siquiera reconoce que hicieron por él HASTA LO IMPOSIBLE, que lo trasladaron en cada momento AL HOSPITAL ESPECIALIZADO QUE MEJOR PODÍA AYUDARLO con un costo CERO para su bolsillo, como no fueran de alimentos y transporte interprovincial. Dónde está la negligencia o el mal procedimiento? Porque no consigo verlo claramente en la «denuncia». Suerte que estaba en Cuba, en la USA que tanto admira éste periódico, además de la lamentable pérdida de sus ojos hubiera quedado en bancarrota con tantas operaciones, perdido casa y trabajo y hasta el ojo sobre el que se sienta.

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top