Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Un sueldo del Estado, una vida de miseria

Noticias de Cuba

Un sueldo del Estado, una vida de miseria

La agotadora rutina de trabajo no sería una carga si al menos se pudiera percibir un salario que dignifique su vida

Para un trabajador “de calle” que tiene que estar de sol a sol, con largas jornadas laborales, poco le importa las odas y desfiles de la “revolución” (CUBA EN MIAMI)

Hace apenas cuatro días que se emitió en la Gaceta Oficial número 13 la aprobación del aumento al salario en diversas áreas del sector público. Medios oficiales vociferan a los cuatro vientos que se verán beneficiados poco más de 2.5 millones de personas por las nuevas resoluciones a gratificaciones y pensiones.

En algunos sectores, y dependiendo la tabulación de salarios, un empleado dentro de la nómina presupuestada podrá percibir hasta 500 pesos mensuales. El discurso oficialista afirma que se trata de un impulso a la economía y agradece el arduo trabajo de los cubanos que se levantan día con día a trabajar incansablemente por la “revolución”.

Nada más alejado de la realidad. Al día de hoy, existen dos clases de trabajadores dentro del Estado cubano; el que apoya y cree firmemente en los designios del Poder y aquellos que solo trabajan en el gobierno porque las opciones que hay fuera de el sistema no son muchas.

Aquellos que apoyan la dictadura, si les aumentan el salario estarán bien, si no les aumentan el salario, estarán igual. Pero aquellos que por su profesión o por su alto nivel de especialidad, simplemente se ven en la necesidad de estar a expensas de una dictadura con la que no están de acuerdo.

Para un trabajador “de calle” que tiene que estar de sol a sol, con largas jornadas laborales, poco le importa las odas a la “revolución” o las marchas y desfiles a los que el gobierno les obliga a ir. Así como el “financiar» a un Partido Comunista y organizaciones afines al gobierno como las Milicias de Tropas Territoriales (MTT), los sindicatos y tanta burocracia que solo sirve para seguir rasgando los bolsillos de una clase obrera que ya no da para más.

Ellos lo que quieren es trabajar y poder llegar a su casa a descansar. La agotadora rutina de trabajo no sería una carga si al menos se pudiera percibir un salario que dignifique y justifique de cierta manera las energías agotadas.

Algunas personas ya solo entran a laborar al Estado para la llamada “búsqueda”. Son aquellos que buscan los puestos de trabajo idóneos para robar. Algunos por el simple gusto de tomar lo que el Estado asigna para la ciudadanía y otros porque simplemente nos les alcanza lo que ganan para alimentar a su familia.

Y mientras las arengas y aplausos por la mentada “medida económica” de aumentar el salario se da, la escasez de productos sigue elevándose hasta llegar al punto de controlar el huevo y el pollo; de recibir con alegría el arroz y el café de Vietnam y esperar a que Angola y Ghana quieran brindar un préstamo económico y aceptar ser parte de los raídos negocios gubernamentales.

 

Con Información de CubaNet

 

Escríbenos por Whatsapp al +1 (786) 725-1960 para recibir más noticias como esta
Suscríbete a nuestro canal de Telegram, recibe noticias gratis todos los días

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Noticias de Cuba

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Últimas Noticias de Cuba

Advertisement

Suscríbete Gratis

Advertisement
To Top