Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Una vida entregada a la danza: el legado de “La Giselle Cubana” Alicia Alonso

Noticias de Cuba

Una vida entregada a la danza: el legado de “La Giselle Cubana” Alicia Alonso

Reconocida a nivel mundial por su maestría en el ballet pese a su ceguera parcial, la cubana falleció este jueves a la edad de 98 años

Alicia Alonso falleció este jueves a los 98 años. (CUBAN ART NEWS).

Hija de padres españoles y la más pequeña de cuatro hermanos, Alicia Ernestina de la Caridad del Cobre Martínez del Hoyo, mejor conocida como Alicia Alonso, nació el 21 de diciembre de 1920 en La Habana, Cuba.

Junto a su hermana mayor, Blanca María Martínez del Hoyo, comenzó a la edad de 9 años a practicar Ballet, en la Sociedad Pro-Arte Musical, donde bailaba bajo el nombre de Alicia Martínez.

La bailarina se casó a los 15 años con Fernando Alonso, en Estados Unidos, a partir de lo cual cambió su apellido por el de su marido. Bajo el nombre de Alicia Alonso se presentó en la escuela del American Ballet Theater, en Nueva York, donde estudió con Anatole Vilzak y Ludmilla Shollar.

En la “gran manzana” inició su carrera como bailarina, en los musicales Great Lady, en 1938 y Stars in your eyes, en 1939 tras lo cual logró ser solista en el American Ballet entre 1939 y 1940.

Alicia Alonso escuchando a Fidel Castro, junto a sus compañeros del Ballet Nacional de Cuba. (GRANMA).

 

Alicia Alonso sufrió una enfermedad desde los 19 años, que la privó totalmente de la vista de uno de sus ojos. Para compensar su carencia de visión periférica y que además tenía también mala vista en su otro ojo, entrenaba a sus partenaires para que estuvieran en la posición exacta en que ella los necesitaba, además de solicitar la instalación de luces de colores que le sirvieran de guía.

En 1940, Alicia se convirtió en uno de los miembros fundadores del American Ballet Theatre y para 1943 ya era una de sus bailarinas más destacadas.

Ese mismo año, el 2 de noviembre, Alonso sustituyó en el papel de Giselle a la gran Alicia Markova, bailarina principal que no pudo bailar.

A partir de entonces, Alonso cobró fama mundial por su interpretación del personaje de la inocente campesina y logró interpretar los papeles protagónicos en la obra de Anthony Tudor “Undertow” y en “Theme and Variations”, de George Balanchine, en el American Ballet.

Alicia Alonso fotografiada por Gordon Anthony en 1946. (PINTEREST).

Luego de que Nora Kaye sufriera una enfermedad, Alonso debutó como prima ballerina en Fall River Legend de Agnes De Mille en 1948.

Su carrera despegó desde entonces y entre 1955 y 1959, Alicia bailó cada año con los Ballets Rusos de Montecarlo como estrella invitada.

Se convirtió en la primera bailarina del hemisferio occidental en actuar en la entonces Unión Soviética y la primera representante americana en bailar con el Ballet Bolshói y el Kirov en los teatros de Moscú, en 1957 y Leningrado, en San Petersburgo en 1958.

Su carrera fue amplia y fructífera con décadas haciendo giras mundiales en países europeos, en Asia, en el norte y sur de América. Bailó como estrella invitada en el Ballet de la Ópera de París, con el Royal Danish Ballet, con el Ballet Bolshói y con otras muchas célebres compañías.

Alicia Alonso en su interpretación del Cisne Negro. (CUBAX DENTRO).

Giselle fue su papel más icónico, al grado de ser conocida como “La Giselle Cubana” y lo presentó en el Grand Pas de Quatre, la Ópera de Viena y en el teatro San Carlo de Nápoles, en Italia.

Asimismo, con su interpretación de Aurora en La Bella Durmiente se presentó en la Ópera de París y en el Teatro Alla Scala en Milán, mientras que La Fille Mal Gardée la interpretó en la Ópera de Praga.

La bailarina falleció este jueves en el Centro de Investigaciones Médico-quirúrgicas en La Habana, por complicaciones médicas, a los 98 años.

Hoy el principal teatro de Cuba, el Gran Teatro de La Habana, lleva su nombre y es que su gracia, habilidad y emotividad al bailar serán siempre recordados, no sólo por los cubanos, sino por la escena dancística a nivel mundial.

Alicia Alonso en su interpretación de Giselle, su papel más icónico. (PINTEREST).

Suscríbete GRATIS para recibir noticias

1 Comentario

1 Comment

  1. Avatar

    marga

    18 octubre, 2019 at 8:29 am

    Que en paz descanse como a toda persona, pero no porque se haya muerto, debemos de decir que era buena persona, una gran profesional, pero déspota y racista, que le pregunten a su cuerpo de baile…

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top