Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

MINCULT analiza caso Bécquer con acosador en la “presidencia”

NOTICIAS DE CUBA

MINCULT analiza caso Bécquer con acosador en la “presidencia”

La reunión no tenía solo como objetivo analizar el caso Bécquer, sino algo como “poner el parche antes que caiga la gotera”.

trovador Fernando Bécquer

Fernando Bécquer no ha respondido públicamente ante las denuncias (Foto: Fernando Bécquer – Captura de Facebook)

“Atónito”. Así define que se quedó, una fuente de alto crédito que en otras ocasiones ha prestado su testimonio bajo anonimato, con relación esta vez a una reunión acontecida en las oficinas del Ministerio de Cultura, MINCULT, a mediados del pasado mes de diciembre para analizar todo lo relacionado con el trovador Fernando Bécquer.

Al salón, donde entraron a discutir los próximos pasos a seguir con Fernando Bécquer y las denuncias que se le vienen encima, entraron, la viceministra primera del Ministerio de Cultura, María Elena Salgado Cabrera; el ministro Alpidio Alonso; el viceministro Fernando León Jacomino; la cantautora Rochy Ameneiro, Y otras dos joyas: el trovador Raúl Torres y Abel Acosta Damas, viceministro de cultura de Cuba y expresidente del Instituto Cubano de la Música. Todos junto al agente “Mario” de la seguridad del Estado, quien trajo instrucciones muy precisas desde “arriba” con relación al suceso que por estos días copa las redes sociales en la isla.

La fuente señala que la presencia de Rochy Ameneiro en la reunión se justifica por el hecho de que es líder del proyecto Todas Contracorriente por la no violencia contra la mujer y amiga de Fernando Bécquer.

“No solo eso, Rochy es una de las “integradas” más fieles. “Con grados”, como se le dice aquí en el Ministerio de Cultura. Fíjate que ella no hace ruido, no trasciende, pero todos los años le financian dos discos; por algo es,” expresa el informante.

Si ya la presencia Alpidio Alonso y Fernando León Jacomino, cuyas dotes de golpeadores violentos se hizo patente el pasado 27 de enero, no menos incómoda y de hecho, aterradora, era la presencia en la reunión, la cual se efectuó a puertas cerradas, del trovador Raúl Torres y de Abel Acosta.

Sobre Torres, que el mismo día 9 de diciembre se lanzó en campaña de descrédito contra la revista El Estornudo, aunque dice respaldar el testimonio de las cinco denunciantes, pesa además el hecho de que paralelo a eso “pidió” a sus seguidores, que cada día son menos, apoyaran a Fernando Bécquer en su presentación en el Centro Cultural Artehabana. Torres fue, según miembros de la prensa independiente presentes allí ese día – tan solo 20 personas asistieron al concierto – quien, al final de la cantata, convocó a los asistentes a gritar: “Viva la Revolución” y “Viva Fidel Castro”.

Sin embargo, las cuentas sobre Torres no están claras. Más de un testimonio circula en las redes sobre su actitud lasciva con jovencitas de muy corta edad, cada vez que en sus momentos de gloria e incluso después, visitaba la ciudad de Bayamo. Pesa sobre él también toda la actitud desplegada en su perfil de Facebook, en defensa del Comandante de la Revolución Guillermo García Frías; especialmente con relación a un post donde expresó que esperaba a “todas las madres de los que atacaban a GGF con su miembro erecto, para que le bajaran su tiesura”.

Peor aún: la “esposa” brasileña que Torres trajo a Cuba hace ya varios años, tenía 15 años de edad cuando la conoció. La abandonó luego, pobre y con hijos, en extrema vulnerabilidad. Se asegura que su esposa actual, tenía 16 años cuando Torres comenzó su relación con ella.

La fuente señala que Torres llegó acompañando a Abel Acosta, pero no tiene referencias de que haya sido citado.

“Probablemente sí, el hecho es que parecía que no entraba, pero entró”.

Según el informante, lo que se dijo en la reunión no pudo escucharse afuera, sin embargo, ya varias indicaciones fueron dadas “por voz”. Cero presentaciones del trovador, cero difusión.

Otra fuente, conocedora de los pasillos de la Cultura en la isla, asegura que la reunión sostenida ayer en el MINCULT no tenía solo como objetivo analizar el caso Bécquer, sino algo como “poner el parche antes que caiga la gotera”.

“Las denuncias en Artes Escénicas, la música, el cine, la televisión, de abusos y acosos por parte de funcionarios, a “sus secretarias” y de artistas, o entre artistas, es enorme. Todo eso lo han estado tapando, pero se supone que reviente algún día. Este problema con Bécquer ha destapado una olla,” explica la fuente y menciona un nombre: Abel Acosta.

Abel Acosta: el acosador en Jefe. Una historia de abuso y poder.

Cuba es una sociedad enferma que necesita restaurarse. Solo en un país como ese se ven y narran historias de este tipo. La presencia de Abel Acosta en la reunión del MINCULT no tiene otra lectura. Es, a todas luces, indecente. Desproporcionada.

Una burla a las cinco denunciantes que ofrecieron sus testimonios a la revista El Estornudo; a Elaine Vilar Madruga, escritora que acusó formalmente ya, ante los órganos de instrucción al trovador, y de cualquier otra posible denunciante – se contabilizan en ya más de 30 las que sufrieron algún tipo de violación o abuso sexual por parte de Fernando Bécquer -; además de los miles de víctimas de violencia de género en el mundo.

Las historias que circulan desde tiempos “inmemoriables” en el MINCULT e Instituto de la Música sobre Abel Acosta Damas, son “de horror y misterio”. El hombre tiene sobrada fama de “toqueteador de mujeres” y de acosador.

No pocas denuncias sobre él se guardaron en una gaveta. No pocas denuncias sobre músicos, las engavetó Abel Acosta.

En el año 2004, cuando aún Abel Acosta era presidente del Instituto Cubano de la Música, fue protagonista de un bochornoso hecho en la provincia de Santiago de Cuba. Demostrativo de que “Abelito” – como le dicen sus cúmbilas -, además de asesino de la música y la cultura en general, es toqueteador y abusador sexual.

Sucedió en la Casa de la Música en Santiago. La banda femenina Okán deleitaba a los asistentes con su música cuando Abel Acosta, borracho completamente, y sin que nadie lo invitara, se subió al escenario a entorpecer la actuación de las muchachas.

La directora del grupo, Martha Elena Vilariño, se levantó de su butaca, se separó del piano que tocaba y fue a exigirle a Abel Acosta que se bajara de la tarima. La respuesta de este fue “cogerle el culo.” No tocarlo. Cogérselo.

Los que andaban con él se lo llevaron de ahí. Al otro día Martha Elena, la víctima, fue a varias oficinas a quejarse por lo sucedido y, aunque sobraban los testigos de lo sucedido, y ya la voz se había corrido, todos, absolutamente todos los funcionarios con quienes se reunió le hicieron muy poco caso. La propia directora de la Casa de la Música se empeñó bastante que aquello no trascendiera fuera de la provincia y en tapar incluso los rumores dentro.

Una fuente, residente en el municipio de San José, en la provincia de Mayabeque, asegura que Abel Acosta “presionó”, hasta lograr su deseo, a la actual gobernadora de Mayabeque, Tamara Válido, cuando era ella mucho más joven y apenas una trabajadora de Fiscalía.

“Su vida laboral, luego de graduarse en la CUJAE, comenzó en la gomera de San José de las Lajas. De allí, directamente, su amigote Felipe Pérez Roque lo puso de presidente del gobierno en San José. Allí, cualquiera que haya trabajado con él en esa época puede constatarlo: el rumor entre ellas era ese, que las acosaba.

“A pesar de estar casado y tener un hijo, mantuvo un romance público con Estela Domínguez Acosta, que era por ese entonces la directora de la fábrica de cables de San José, y que después fue ministra de la Ligera, si mal no recuerdo. Todo el mundo la conocía como “la viuda de Barreiro”, tenía 60 años y Abel tendría unos 30, o menos.

“Estela tenía poder allí. Tenía dinero y le dio la buena vida a la que él aspiraba. Viajaban casi todas las semanas a Varadero. Estela fue quien presionó y presionó hasta lograr que al hermano de Abel lo pusieran de director provincial de Salud en La Habana. De allí salió al exterior, al frente de una misión médica.

“Abel trajo a su padre, desde Artemisa, y Estela lo puso de Jefe de Servicios en la fábrica de cables. Ahí había mucha plata. Esa fue por años la mejor empresa de Cuba. Decían que era rentable, y Estela esa era una fiera y robaba a cuatro manos.

“Imagínate la corrupción y el derroche. El padre viajaba, diariamente, ida y vuelta desde Artemisa, que está como a 100 km de San José. Como Jefe de Servicios, el padre de Acosta era el que buscaba la comida, tenía carro y ya con eso, el viejo se sentía de otra clase. En Cuba, el que tiene carro, está un peldaño más arriba en la escala social.

“De presidente del gobierno en San José, pasó a director nacional de la ONAT, él un ingeniero desconocido, “propuesto” por Felipe Pérez Roque.

“En realidad lo sacaron porque ya nadie lo soportaba; por prepotente, alardoso. Y en la ONAT siguió con su proceder. Usaba mucho “la cañona”, sobre todo con las jovencitas que trabajan cercanas a él. De ahí lo sacó Abel Prieto y se lo llevó para el MINCULT.

Abel Acosta, señala otra fuente de muy entero crédito, gustaba y gusta de fanfarronear delante de sus amigos más cercanos, entre los que se encuentran Abel Prieto, Amaury Pérez y de Pedro de la Hoz.

“Todos ellos de seguro conocen la anécdota con B.F.F., doctora que después fue cirujana en el Calixto García, porque Abel alguna vez lo contó en público. Yo estaba presente uno de esos días; conozco la historia,” revela el informante.

“Ese es el tipo más descarado y arribista del mundo. De hecho, se vanagloriaba de que nada podía sucederle porque su esposa es o era secretaria de Raúl Castro.

“Llegó allí no por buen músico, porque no lo es, él es un “raspador de guitarra” y ha ido hasta Japón en conciertos. Su calidad como guitarrista es cuestionable, y siendo director del Instituto de la Música, todo el mundo sabe que recogía dinerito de los músicos.

“Es un corrupto, y con base en el poder que ha ostentado siempre, acosa y abusa. Todo eso está aquí, en Cultura. La gente lo sabe. Supongo muchas no digan nada porque están casadas, pero saldrá a la luz. Tiene que salir a la luz,” dijo la fuente trabajadora del MINCULT.

Esta señala que tras finalizar la reunión, los rostros delataban “parte de lo sucedido allá dentro”.

“Parece que van a tratar de aplacar el asunto. Son muchas denuncias las que se vienen dentro del Ministerio, relacionadas con artistas, con músicos principalmente,” concluyó.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top