Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Abuela cubana con hepatitis mantiene a sus dos nietos con apenas 100 pesos

Noticias de Cuba

Abuela cubana con hepatitis mantiene a sus dos nietos con apenas 100 pesos

La mujer contrajo hepatitis mientras manejaba bolsas de plasma provenientes de hospitales

Anciana con hepatitis en La Habana debe mantener a dos nietos con 100 pesos

Anciana con hepatitis en La Habana debe mantener a dos nietos con 100 pesos. (Captura de video: CubaNet-Youtube)

Los sectores más vulnerables de Cuba siguen sin ser una prioridad para el Gobierno, que ahora se centra en recuperar la economía a costa de aquellos que reciben remesas en dólares desde el extranjero.

Tal es el caso de una abuela que reside en La Habana y debe mantener a sus dos nietos con apenas 100 pesos al mes.

María Elena Sosa Depestre, vecina del reparto Los Pinos en Arroyo Naranjo, ha pedido ayuda a las autoridades en múltiples ocasiones, sin obtener una respuesta positiva, por lo que leva años en la miseria junto a sus nietos menores de edad.

“No he recibido ningún apoyo por parte de bienestar social ni de nadie del Gobierno. He acudido a distintos lugares pidiendo ayuda porque soy sola con dos niños, y lo único que dicen es que debo esperar, pero ya llevo años esperando”, dijo a CubaNet.

María Elena tiene la custodia de sus dos nietos de 5 y 8 años, pues su hija fue encarcelada por el presunto delito de robo con violencia y condenada a dos años de cárcel. Antes del encarcelamiento, su hija era quien se hacía cargo de mantener a la familia.

“Mi hija era cómplice, y por eso le pusieron dos años de privación de libertad, sin embargo, la autora inmediata está en la calle porque tiene un familiar militar”, denunció.

Si bien su situación ya era precaria antes del arresto, después de esto empeoró aún más y su salario de un mes apenas les alcanza para comer, aunque mal.

“Estoy pasando 25 mil trabajos porque con 400 pesos tengo que mantener a los dos niños y atender a mi hija en prisión, al menos para llevarle un poco de pan, refresco más el viaje. Los vecinos son los que se han humanizado conmigo y, gracias a ellos, si se les queda alguna ropita a sus hijos me la dan para mis nietos”, declaró la anciana.

“Imagínate, una mujer enferma ganando 100 pesos con dos niños y una hija presa, así nadie vive. Cuando se les acaba la leche a los niños les tengo que dar agua con azúcar, no puedo hacer otra cosa”, añadió.

Además de la mala calidad de alimentación a la que tienen acceso, el hogar en que residen también se encuentra en ruinas, por lo que llevan más de una década esperando recibir el subsidio para repararla.

“Desde el 2010 solicité el subsidio, ya estamos en el 2020 y nada. Mi expediente se perdió en dos ocasiones y nada. Me quejé en vivienda provincial y mandaron un escrito para vivienda municipal, entonces vino una compañera y me dijo que tenía que volver a hacer los papeles porque todos los expedientes se habían perdidos. Como todos mis expedientes se pierden ya lo dejé en las manos de Dios”, añadió.

Casos como este son muy comunes en la Isla, donde ancianos o quienes tienen familiares con alguna discapacidad no pueden mantenerse dignamente.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top