Propuesta de Ley de Nietos y Bisnietos: «…en cuanto podamos entrarla lo hacemos.» dice Sará Vilá
Encuéntranos en

PERIÓDICO CUBANO

Opinión

¡Ay mi Habana!

La muchedumbre que ahora festeja, ya ni se acuerda del maleconazo, tu último chispazo de rebeldía autóctona, y lo único que saben de tu malecón es que huele a ron, cocaína, marihuana y fluidos de jineteras.

Plaza de San Francisco de Asis

Hoy celebras tus 500 años con 10.000 fuegos artificiales que no son para ti, sino para congraciarse con los reyes del país que te esclavizó por 400 años. Celebras con cientos de hijos como presos políticos, que el gobierno ha lapidado solo por su forma de pensar. Otros no pueden salir de sus casas hasta que “sus majestades se vayan”, por que sus captores les temen.

Lo celebras con miles de almas llorando agarradas al muro de tu malecón, mirándote con tristeza. Bien es sabido que aquellos que mueren en el mar Yemayá no los deja regresar a tierra. Lo celebras sin más de 2.000.000 de tus hijos, que hubiesen dado su vida por festejar este cumpleaños contigo, pero que no pueden ir. Y ahí estás, celebrándolo con una muchedumbre que nunca había visto semejante festival de colores, pero dedicado a reyes y nada más. 

Una muchedumbre que no tiene ni idea de tu historia real. La historia de fusilados y torturados en tu Castillo de la Cabaña, la misma Cabaña que te defendió y que luego fue tomada por un argentino sanguinario. La historia de miles de niños que te abandonaron, pero que al menos Peter Pan salvó en su barco de piratas. La historia de los palos y los huevazos frente a la embajada de Estados Unidos contra aquellos que tuvieron que abandonarte. 

La muchedumbre que ahora festeja, ya ni se acuerda del maleconazo, tu último chispazo de rebeldía autóctona, y lo único que saben de tu malecón es que huele a ron, cocaína, marihuana y fluidos de jineteras.

¡Ay mi Habana!, A pesar de esa muchedumbre que grita por Fidel, tu felicidad no puede estar completa esta noche. No por los enormes baches, edificios en ruinas, las vidrieras vacías por no decir estómagos. Estas triste porque te faltan muchos, muchos de tus hijos; algunos de ellos predilectos, porque todos los cubanos somos La Habana. ¡Todos los cubanos SOMOS CUBA!

¡Ay Habana cuando pienso en ti!

Click para comentar

Comenta esta noticia

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top