Connect with us
PERIÓDICO CUBANO

PERIÓDICO CUBANO

Borran mural del pintor cubano Carlos Guzmán en Hotel de Cayo Largo

NOTICIAS DE CUBA

Borran mural del pintor cubano Carlos Guzmán en Hotel de Cayo Largo

El mural cargado de figuras mágicas y humanas fruto de la invención del artista plástico Carlos Guzmán ha sido borrado de las paredes del antiguo Hotel Barceló de Cayo Largo del Sur, donde había permanecido por más de 18 años.

Borran mural del pintor cubano Carlos Guzmán en Hotel de Cayo Largo

La destrucción del mural con figuras humanas, seres legendarios y artefactos mágicos que son el sello del artista ha sido considerada por Carlos Guzmán como un acto vandálico. Collage: (Carlos Guzmán – Facebook).

Un enorme mural con dibujos del reconocido artista plástico cubano Carlos Guzmán que prestigiaba desde hace más de 18 años las paredes del antiguo Hotel Barceló de Cayo Largo del Sur —rebautizado como Grand Memories— ha sido borrado y cubierto con pintura blanca.

“Lo que me tomó meses de estudios, bocetos y muchísimos días de trabajo, arriesgando incluso mi vida subido a un precario andamio sin seguridad, fue destruido sin piedad por mentes insensibles y pequeñas que decidieron pintar encima, sin importarles lo que allí estaba dibujado”, expresó con dolor el pintor Carlos Guzmán en su cuenta de Facebook mostrando algunas fotos del proceso de creación del mural en la instalación hotelera.

Borran mural del pintor cubano Carlos Guzmán en Hotel de Cayo Largo

El artista plástico cubano Carlos Guzmán durante la confección del mural en el antiguo Hotel Barceló de Cayo Largo. Foto: (Carlos Guzmán – Facebook).

Muchos colegas, amigos y admiradores de la obra de este importante dibujante, pintor y escultor con un estilo que él mismo define como “surrealismo mágico”, han compartido su indignación por este acto atroz con frases como: “La industria de la destrucción”, “vamos en picada… Qué quedará para la futura generación”, “estas son las cosas de los que odian y destruyen”.

“Tal parece que el Arte en mayúsculas no está en el horizonte de los nuevos empresarios y demás actores económicos”; “no pasa nada, nadie se responsabiliza con el vandalismo, nadie se disculpa. Y entonces, ¿Cuba es cultura?”, se preguntan algunos usuarios en las redes.

El grabador y pintor cubano Yosvany Martínez Pérez se hizo eco de la denuncia de Guzmán calificándola de “gran pena” y argumentando que “como a él nos puede suceder a cualquiera de los artistas de nuestro país. Todas las obras de arte de los hoteles e instituciones tienen un valor que en muchas ocasiones supera con los años el valor del inmueble y pertenecen al patrimonio del Estado. De verdad que no entendí nada, tengo conocimiento que para restaurar una obra de arte lleva un papeleo y permisos, hasta del mismo artista si se encuentra vivo”.

La destrucción del mural, que llevaba el sello del artista con una mezcla de figuras humanas, seres legendarios y artefactos mágicos traídos del mundo onírico y de su propia imaginación, ha sido considerada por el propio Carlos Guzmán como un acto vandálico,“que me entristece y me hace preguntarme a dónde vamos a parar si seguimos perdiendo tantos valores, si se sigue destruyendo lo construido con tanto esfuerzo”.

El Coordinador General de Ciudades Patrimoniales Cubanas en la Oficina del Historiador de La Habana, Arsenio Sánchez, dijo a propósito del lamentable suceso: “Siempre que suceden estas desgracias de ‘efecto bulldozer’ recuerdo dos frases de Eusebio Leal: ‘Todo proyecto de desarrollo que prescinda de la Cultura, solo genera decadencia’ y ‘No se puede ir al futuro, sin mirar el pasado”.

Si bien es cierto que las obras de arte en este tipo de lugares turísticos cumplen también una función decorativa y práctica, como reflexionó Julio César Rosales, lo más lógico es que una vez que comienzan a deteriorarse se tomen solucionen técnicas como la restauración.

“Lo que si no puede borrar esta bestia que destruyó mi mural —agregó Guzmán— fue la experiencia de haber compartido con tantos artistas que participaron en la decoración del Hotel: Roberto Casas, Regis Soler, Villa, Garrincha, Guillermo Malberty, la arquitecta Vilma Bartolomé, y muchos amigos que me ayudaron. En ese lobby conocí a Julieta (mi esposa), yo tiznado de carboncillo y ella olorosa y bella era la de Relaciones Públicas del hotel. Ese mural nos unió. Fueron días hermosos y nada los va a empañar y mucho menos un ser insignificante y pequeño. En la vida hay personas que construyen y otras que destruyen, y gracias a Dios yo estoy en el primer bando”. 

Graduado en 1989 de la Academia de San Alejandro, Carlos Guzmán ha participado en casi un centenar de exposiciones colectivas y personales, tanto dentro como fuera de Cuba. Sus obras pertenecen a importantes colecciones privadas e institucionales en muchos países del mundo.

Suscríbete GRATIS para recibir noticias
Síguenos en Google News y recibe más noticias como esta

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top