Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Canciller de Cuba acusa a EEUU de pagar 1 millón de dólares a opositores

Estados Unidos

Canciller de Cuba acusa a EEUU de pagar 1 millón de dólares a opositores

Señaló al Departamento de Estado de EEUU por financiar la “subversión” cubana y amenazó con proceder legalmente

Gobierno cubano culpa a Washington y al embargo por pérdidas millonarias durante el 2020

Cuba acusa a EEUU de financiar oposición. (Foto: Bruno Rodríguez P-Twitter)

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, acusó directamente al gobierno de Estados Unidos de dedicar un millón de dólares del erario público para pagarle a la oposición cubana.

El titular del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) dirigió la acusación específicamente contra el Departamento de Estado de EEUU, encargado según él de “financiar” los actos subversivos contra el gobierno de la Isla.

Fue a través de su cuenta de Twitter que en el tono victimizado que acostumbra el gobierno cubano, el ministro de relaciones exteriores señaló que se estaba “violando” el Derecho Internacional de Cuba.

“La asignación por el Departamento de Estado de hasta un millón USD para convocatoria y contratación de participantes en la subversión contra #Cuba es una flagrante agresión y violación del Derecho Internacional”, escribió.

“La condenamos y la enfrentaremos con el peso de la ley”, añadió, dando a entender futuras acciones legales contra el gobierno estadounidense.

Atentados contra la “soberanía” cubana

La acusación de que EEUU “viola” la “soberanía” de Cuba es una constante entre los funcionarios e instituciones de la Isla, que alegan que tanto ese como cualquier otro país debe mantenerse al margen de la manera en que el gobierno antillano arregla sus asuntos internos.

Esta consigna la repitió el gobierno de Cuba incluso frente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en septiembre pasado.

En aquella ocasión, durante el 45 periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos, la diplomática cubana Lisandra Astiasarán, llamó a “evitar que en las discusiones sobre el orden internacional se mezclen cuestiones que son prerrogativas exclusivas de los Estados soberanos”.

Esto es, a evitar que se opine sobre asuntos que, en opinión de la representante antillana, corresponden únicamente a los gobiernos de los países en cuestión.

Aunque Cuba y sus dirigentes continuamente se quejan de las violaciones a la “soberanía” cubana por la intromisión de organizaciones internacionales en sus “asuntos de Estado”, nunca reconocen ni toman responsabilidad por las violaciones a los derechos humanos que ocurren en la Isla.

Motivación de los disidentes cubanos

Aunque desde siempre, mediante su prensa oficialista y con cuentas falsas en redes sociales –mismas que han sido bloqueadas en Facebook y Twitter varias veces –el gobierno cubano ha acusado a los opositores de recibir dinero de EEUU, esta es la primera vez que lanza una acusación directa contra el gobierno de ese país.

El canciller cubano no solo acusó directamente a EEUU de financiar a los opositores, sino que mencionó una cifra, señalando que era dinero de su presupuesto público, y amenazó con tomar medidas jurídicas por ese financiamiento.

Sin embargo, este y otros señalamientos menos directos, solo pretenden invalidar las peticiones de la oposición cubana, las cuales por años han sido las mismas y ninguna de las cuales ha recibido respuesta.

Apenas este 1 de diciembre, la cuenta de Twitter de la Mesa Redonda compartió el video animado de la canción “Cómo se hace un disidente”, en una publicación donde abiertamente se burló de los activistas del Movimiento San Isidro (MSI), algo que independientemente del país, es poco profesional y nada diplomático de parte de una cuenta gubernamental.

Desde el MSI hasta la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) y otras organizaciones opositoras en la Isla mantienen las mismas demandas desde hace décadas: Libertad de expresión, libertad religiosa, derecho a la propiedad, y mejores recursos para todos los habitantes de la Isla.

Dejando de lado las detenciones arbitrarias por manifestar opiniones adversas a las del gobierno, el poco o nulo surtido en tiendas y mercados; la incapacidad e imposibilidad de adquirir un patrimonio propio por su cuenta; y los pésimos servicios médicos de la Isla son en sí una violación a los derechos humanos de sus habitantes.

No obstante, las autoridades prefieren gastar dinero y recursos en reprimir a quienes exigen viviendas dignas, comida en todas las tiendas y servicios básicos de calidad.

Con esta táctica, el gobierno continúa minimizando las peticiones de la oposición y las necesidades de su pueblo, ridiculizando a los individuos antes que intentar reconocer y resolver las carencias de su ciudadanía, fingiendo que el dinero de EEUU es de verdad la única razón por la que alguien protestaría en Cuba.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Suscríbete GRATIS y recibe noticias

To Top