Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Cepillo de dientes, el utensilio más famoso en un intento de golpe de Estado en Cuba

Historia de Cuba

Cepillo de dientes, el utensilio más famoso en un intento de golpe de Estado en Cuba

¿Qué tiene que ver un cepillo de dientes con un golpe de Estado?

¿Sabes cuántos intentos de golpes de Estado tuvieron lugar en el segundo período presidencial de Ramón Grau San Martín? ¿Tienes idea de cómo se planeó alguno?

Hoy queríamos contarte sobre cómo se orquestó el primero de los tres que se fraguaron en aquellos años. Te hablamos de la Conspiración del Cepillo de Dientes, a la que luego se unirían la del Mulo Muerto y la de la Capa Negra.

Todas esas denominaciones fueron acuñadas por los medios de prensa, los cuales no aceptaron del todo la existencia de esos complots y, por ende, se dedicaron a mofarse de los acontecimientos.

Grau, luego de su breve etapa como mandatario (septiembre de 1933 – enero de 1934), había ganado con amplio margen las elecciones de 1944 que ponían fin a los cuatro años del gobierno encabezado por el holguinero Fulgencio Batista.

Las “huestes” de este último, despojadas del gabinete y de otros cargos importantes, veían cómo se alejaban cada vez más de las decisiones políticas de la nación y era algo con lo que no querían lidiar. Deseaban que todo volviera a ser como era unos meses antes de la toma de posesión del médico nacido en Pinar del Río.

No obstante, la historia en cuestión, tiene otro nombre propio y es el de José Eleuterio Pedraza, quien había formado parte del golpe de Estado del 4 de septiembre de 1933. Después se convirtió en jefe de la policía en La Habana y comenzó a utilizar métodos extremadamente censurables. Más tarde ocupó el cargo de Jefe del Ejército, del que fue removido en 1941 luego de que se le acusara de intentar llevar a término un golpe de Estado contra el presidente Batista.

José Eleuterio Pedraza

José Eleuterio Pedraza. Militar cubano. Participó en el golpe de Estado del 4 de septiembre de 1933 que derrocó al presidente Carlos Manuel de Céspedes. Desde ese momento ascendió rápidamente en grado y cargos. Fue jefe de la Policía Nacional después de la caída del Gobierno de los Cien Días y Jefe del Ejército cuando Fulgencio Batista se convirtió en presidente. (Foto: Ecured)

Los hechos siguen de la siguiente forma: Pedraza se encontraba en México y decidió regresar a Cuba para seguir con su plan de derrocar al mandatario de turno. Llegó por el Cabo de San Antonio en una goleta y envió a uno de sus seguidores a la capital del país para que hablaran con miembros del alto mando del ejército nacional.

En ese momento empiezan a torcerse los propósitos iniciales: el enviado de José Eleuterio no logra entenderse con un general y este último y sus ayudantes creen que el mensajero tiene escondido en su casa al conspirador. Finalmente, no estaba allí.

A Grau le informaron de los sucesos y, mientras, Pedraza contactó con otro miembro de las fuerzas armadas, en este caso, el coronel Ruperto Cabrera, con el objetivo de sumarlo a su conspiración. Cabrera se lo comentó a su superior y este al presidente de la República, quien dejó que Ruperto escuchara las propuestas del ex jefe de policía de La Habana.

El plan era el siguiente: tomar la Ciudad Militar de Columbia y enviar un emisario para que notificase al mandatario de lo sucedido y lo asesinara en ese mismo acto. No se sabía la fecha exacta de la intentona y antes de que los tomara por sorpresa, las autoridades decidieron detener al líder.

El 16 de marzo de 1945 eran encarcelados en La Cabaña el ex coronel José Eleuterio Pedraza, otros antiguos miembros de las fuerzas armadas y de la policía y varios civiles involucrados en el presunto golpe. Serían condenados a un año de privación de libertad.

¿Y qué tiene que ver un cepillo de dientes con todo este asunto?

Resulta que Ramón Vasconcelos, uno de los periodistas más célebres de aquel entonces, y enemigo acérrimo de Grau, bautizó el complot con aquel nombre, pues fue un utensilio de este tipo una de las pocas pertenencias que las autoridades le confiscaron a Pedraza.

Cepillo de dientes de la época

Así eran los cepillos de dientes por esa época. Un utensilio de este tipo fue una de las pocas pertenencias que las autoridades le confiscaron a José Eleuterio Pedraza.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Noticias Relevantes

Advertisement

Vea Hola! Ota-Ola en VIVO

Suscríbete GRATIS y recibe noticias

To Top