Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Cervezas de Cuba: Una batalla marcaria a nivel internacional

Estados Unidos

Cervezas de Cuba: Una batalla marcaria a nivel internacional

Quizás el caso más conocido fue el de Havana Club

El desencadenante

Con el reciente descubrimiento de la cerveza Palma, que se comercializa en Miami, se han abierto no pocas líneas de investigación, tanto periodísticas como jurídicas, en torno a un conflicto que no es nada novedoso, las marcas cubanas y su comercialización internacional.

Desde que el Gobierno de Cuba, mediante la Ley 890, realizó la expropiación ilegal de propiedades físicas e intelectuales y empresas en la isla, la reacción inmediata del régimen fue la “regularización” de los derechos expropiados en el extranjero a fin de poder continuar su explotación.

Quizás el caso más conocido fue el de Havana Club, marca de ron cubano comercializado por la sociedad cubana JOSE ARECHABALA, S.A., y que le fue expropiada junto al resto de la empresa a la familia Arechabala. En los siguientes años, la empresa cubana CUBAEXPORT EMPRESA EXPORTADORA DE ALIMENTOS Y PRODUCTOS VARIOS procedió a registrar varias alternativas de Havana Club en diferentes oficinas de propiedad intelectual del mundo, incluida la española. Y en 1968 el Gobierno de Cuba realizó un cambio de titularidad de la marca Havana Club original ante la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) en favor de HAVANA CLUB HOLDING, S.A.,empresa mixta cubana de la que participa la francesa PERNOD RICARD, S.A.

La familia Arechabala vendió la marca Havana Club a la empresa BACARDI LIMITED,quien interpuso una demanda contra todas las compañías implicadas en los registros y modificaciones de las marcas españolas. Este asunto llegó al Tribunal Supremo de España, que lo zanjó en su sentencia 7666/2010 de 30 de diciembre de 2010, donde se reconocía la ilegalidad de las expropiaciones cubanas y la nulidad del cambio de titularidad de la marca Havana Club, pero por cuestiones relativas a la prescripción de acciones, no se logró arrebatar la marca de las manos de la dictadura.

Desde el inicio Cuba ha tenido muy clara la idea de que la propiedad intelectual y la marca Cuba como origen de calidad era importante, y lo ha sabido defender hasta en sus acuerdos de cooperación. En el Convenio comercial celebrado entre el Reino de España y la República de Cuba de 23 de enero de 1979, se establece en el artículo 4 del mismo que en España no se podrán registrar ni comercializar productos cuya denominación contenga Cuba, cubano, Habana, habano, etc., sin que efectivamente dichos productos provengan de Cuba. Sorprendente regulación cuando en España ni siquiera se contemplaba regular la Denominación de Origen Protegida, cuya aparición no se dio hasta
2015.

Así pues, se entiende a la perfección el interés de la dictadura, y la cultura “capitalista” del gobierno cubano, respecto de la protección de sus marcas, bien adquiridas por expropiación, bien por creación propia.

El caso Palma

En este contexto, pero muchos años después, surge el caso de la cerveza Palma. La cerveza Cristal es una reconocidísima cerveza de la isla que, según fuentes oficialistas,tiene una historia de 1888, es decir, sería prerrevolucionaria. La duda queda entonces sobre quienes serían los propietarios de esta marca y de esta cerveza antes de que triunfara la revolución cubana en 1959.

En cualquier caso, desde que la empresa cubana CORPORACIÓN ALIMENTARIA, S.A. formó junto a la sociedad belga INTERBREW, N.V. la empresa mixta CERVECERIA BUCANERO, S.A., la cerveza Cristal ha sido explotada nacional e
internacionalmente por el gobierno directamente. Cerveza a la que se sumó su hermana menor Bucanero.

En Europa la cerveza Cristal se comercializa bajo el nombre Palma Cristal, marca registrada desde 2001 ante la Oficina Europea de Propiedad Intelectual (EUIPO) a nombre de la empresa mixta cubana. También se registró Bucanero FUERTE, ésta en el año 2006, aunque curiosamente la marca fue cancelada y declarada nula el 15 de enero de 2014 por razones que no son públicas.

En Estados Unidos también se ha intentado registrar la cerveza cubana. En el año 2004 la sociedad THREE PALMS HOLDING, LLC. intentó registrar Palma Cristal, sin éxito y volvió a intentarlo en el año 2005, nuevamente sin éxito. Al contrario que en la EUIPO, la Oficina de Estados Unidos de Patentes y Marcas (USPTO) entendió que la introducción de la palabra palma no era suficiente para evitar la confusión con la cerveza Cristal ya registrada por una cervecera peruana.

En el año 2015 se volvió a intentar el registro de Cerveza Palma Cristal, esta vez de la mano de una empresa muy conocida, CERBUCO BREWING INC., una subsidiaria canadiense de la sociedad belga INTERBREW, N.V. que compone la mixta CERVECERIA BUCANERO, S.A. de Cuba. Como los dos intentos anteriores, el resultado fue un fracaso.

Tan solo dos años después de la comunicación de la denegación del ultimo intento de inscripción en 2016, se procede al registro de Cerveza Palma por la sociedad SOLTURA, LLC. de California, en el año 2018. La marca es exactamente igual, mismos colores, misma distribución de los elementos gráficos, mismos elementos gráficos, misma tipografía de letra, e incluso la misma frase de “la preferida de Cuba”, pero la cerveza se llama exclusivamente Palma, renunciado al denominativo Cristal que tanto problema había causado en los intentos de registro previos.
Se trataría de una cerveza comercializada desde Nicaragua, y por tanto no desde Cuba.

La conexión con el Régimen

La conexión entre la empresa SOLTURA, LLC. y el Gobierno de Cuba no es en absoluto detectable de forma directa. Aparentemente no hay relación alguna. Sin embargo, llama la atención el “aprendizaje” de los intentos previos del gobierno ante la USPTO, sobre el elemento conflictivo Cristal, y llama la atención la decisión de SOLTURA, LLC. de
solicitar a las autoridades de california los nombres comerciales de BUCANERO USA y CERVECERIA BUCANERO, cuando ni siquiera la marca registrada es Bucanero.

Además, tras la solicitud del registro de la marca Palma, CERBUCO BREWING INC. fue advertida por la USPTO, procedimiento habitual en todas las oficinas de propiedad intelectual del mundo, de su posible interés como opositora a tal registro, y la respuesta de la compañía fue la solicitud de aplazamiento del plazo para oponerse al registro. Dicho aplazamiento fue concedido en 90 días, y sin embargo, CERBUCO BREWING INC.
nunca se opuso.

La beligerancia conocida de Cuba respecto de sus marcas, tradicional en el sistema cubano, nunca fue puesta en marcha, consintiendo con conocimiento del caso, que una empresa desvinculada del régimen, registrara una marca que claramente infringe los derechos de la prexistente Cristal y Palma Cristal.

Las conexiones no hay que buscarlas en las oficinas de propiedad intelectual, sino en la cadena de producción y suministro de los productos, y en el recorrido de los beneficios del mismo. Hay que analizar la trazabilidad de las cervezas Palma. Donde se producen efectivamente, donde se envasan, si existen algunas relaciones comerciales entre las empresas responsables extranjeras y las empresas cubanas etc.

Desde luego los hechos generan una clara sospecha sobre la independencia de SOLTURA, LLC. respecto del régimen cubano.

Las sospechas aumentan cuando se ve que SOLTURA, LLC. se encuentra en medio de una disputa marcaria con QVIVO BRANDS INC. ante la Corte del Distrito Sur de California en el caso nº 3:21-cv-00284.

QVIVO BRANDS INC. es una empresa que pretende registrar variantes de la marca Cristal, en concreto “Clásica Mi Cr-stal” y “Premium Quality Fuerte Mi Cr-stal”, ambas marcas se encuentran en proceso de concesión ante la USPTO, habiéndose presentado la solicitud de registro en 2021. Estas marcas que juegan con la sustitución de la “i” de
Cristal por una palma, conservan las tipografías de la Cristal cubana, pero cambian sus colores y elementos gráficos. Y marcas que, aunque intentan conectarlas con un origen europeo en su envasado, solo están registradas en Estados Unidos.

El caso Bucanero

Por si se pudiese concluir del caso Palma que la vigilancia y defensa de las marcas propias en Cuba simplemente ha cesado, el caso Bucanero, de máxima actualidad, trae una respuesta clara y concisa, no. El gobierno cubano esta completamente encaminado a proteger sus cervezas y a comercializarlas internacionalmente.

Como se comentaba anteriormente, tras el registro ante la EUIPO de Palma Cristal, CERVECERIA BUCANERO, S.A. intentó registrar Bucanero FUERTE en el año 2005, con éxito hasta que en 2014, por razones que aún están por descubrir, la EUIPO declaró la nulidad de la marca y cancelo su registro. Aunque no era la primera vez, porque en 1998 la misma empresa había intentado registrar Bucanero, solo el nombre, sin éxito.

Quizás la respuesta se encuentre en la marca exclusivamente denominativa (sin imágenes o logos) de Bucanero que tiene registrada desde 1996 la sociedad española SUPER B, S.L. Marca que lleva siendo atacada por el régimen de Cuba desde al menos 2005, cuando CIMEX IBERICA, S.A. comenzó a intentar cancelar el registro, y pelea que perdura hasta hoy con CERVECERIA BUCANERO, S.A. e INERBREW, N.V. en sus múltiples solicitudes de nulidad y cancelación. Hay en 2021 un proceso abierto contra esta marca para conseguir su retirada.

Parte de estas reclamaciones son causadas por una sociedad española, BEVELAND, S.A.

Cuya ultima actuación es el asunto T-29/21, iniciado el 8 de marzo de 2021, contra SUPER B, S.L.

BEVELAND, S.A. es nada más y anda menos que una subsidiaria de HOLDING MASOLIVER OLIVAS, S.L., que junto a otras empresas como COMERCIAL MASOLIVER, S.A., pertenecen al grupo MASOLIVER GROUP, y que son los comercializadores en exclusiva de las cervezas Palma Cristal y Cubanero en España.

Esto permite entender porque BEVELAND, S.A., frente a la imposibilidad de registrar Bucanero, está intentando registrar Capitán Bucanero como ya intentó, sin éxito, COMERCIAL MASOLIVER, S.A. Cubanero es, por cierto, el nombre comercial internacional de Bucanero, registrada ante la EUIPO en 2010, y que intentó ser registrada ante la USPTO por CERBUCO BREWING INC., al igual que bucanero.

En definitiva, Cuba no ha perdido ni un ápice de perspicacia y beligerancia en la protección de sus productos “auténticos”, y activamente está intentando expandirse a cada vez más países.

Reimel Ariosa.
Director del Departamento Jurídico
AIECC

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisement

Noticias de Impacto

Advertisement

Lo más leído en la semana

Advertisement

Escándalos en la Farándula

To Top