Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

Desmienten rumor sobre distribución del pan normado a niños y ancianos

Noticias de Cuba

Desmienten rumor sobre distribución del pan normado a niños y ancianos

Un rumor circuló en redes sociales asegurando que solo habría pan para niños y ancianos

El senador cubanoamericano Bob Menéndez presentó una legislación bipartidista y bicameral que crearía un estudio integral único en su tipo sobre los impactos y efectos de los programas de marihuana medicinal y no medicinal en los estados en que ha sido legalizada. El estudio serviría para informar mejor las políticas públicas, aumentar la transparencia al hacer que los datos recopilados estén disponibles públicamente y generar una serie de recomendaciones de mejores prácticas. La ley está patrocinada por los senadores Menéndez y Rand Paul. Además de los representantes Sylvia García y Don Young. La legislación sobre marihuana requeriría que el Secretario de Salud y Servicios Humanos, el Procurador General, el Secretario de Trabajo y las agencias de salud estatales relevantes firmen un acuerdo de diez años con la Academia Nacional de Ciencias para realizar y actualizar un estudio sobre los efectos de programas estatales de marihuana legalizados cada dos años. “A medida que más y más estados legalizan y regulan la marihuana, debemos examinar a fondo cómo se han implementado las diferentes leyes y políticas en diferentes estados, qué funciona, qué no y qué se puede replicar en otros lugares”, dijo Menéndez. “Es importante comprender cómo las comunidades y las personas se ven afectadas en última instancia por la legalización de la marihuana y su efecto en las economías locales, la salud pública, la justicia penal, el empleo y la batalla de nuestra nación contra la adicción a los opioides y otras drogas. Tener estos datos al alcance de la mano y ponerlos a disposición del público ayudará a impulsar decisiones de política pública y disipar cualquier concepto erróneo sobre la legalización de la marihuana", dijo el senador de origen cubano.

El pan de la bodega aumento de 5 centavos a un peso y mantiene igual calidad. (Foto: Periódico Cubano)

Un rumor circuló esta semana en redes sociales asegurando que debido a la actual crisis con el pan, sobre todo en la capital, la venta de pan normado limitaría su distribución solo a niños de hasta 8 años y personas mayores de 65.

La información resultó ser falsa, ya que este viernes el diario espirituano Escambray manifestó que la actual escasez de harina de trigo no afectará el suministro del pan de la canasta familiar normada.

Según este medio, durante el mes de mayo está garantizado el pan de la cuota de la libreta de abastecimiento.

En declaraciones al semanario espirituano, Octavio del Rosario Argüelles, director provincial de la Empresa Alimentaria, confirmó que existe una disminución de las cantidades de pan destinadas al consumo social debido a “limitaciones en la llegada y entregas de la materia prima”.

El directivo explicó que la producción se enfoca en instituciones priorizadas como los hospitales, centros de aislamiento, población penal y círculos infantiles.

También en La Habana está garantizado el “pan de la bodega”. Sin embargo, según informó Tribuna de La Habana, desde el lunes 10 de mayo se redujo en un 30% la oferta de pan liberado.

Julio Martínez Roque, coordinador de Objetivos y Programas del gobierno de La Habana, sostuvo que “la Empresa Cubana del Pan tiene hoy garantía de las materias primas para asegurar las producciones y no existen problemas para el cumplimiento de los planes productivos”, sostuvo.

El cambio en la formulación, reconoció, que debe mantener la calidad, implica un cambio en la textura y la miga de los productos de la panificación y la repostería, debido a la granulometría de la harina de maíz, en lo que trabaja el molino de Antilla.

Según refirió María de los Ángeles del Rey, directora del órgano de control del Ministerio de la Industria Alimentaria (MINAL), no es el mismo sabor, tiene ligeras variaciones, porque la harina de maíz aporta otros elementos.

Durante una reunión del Consejo de Defensa de la capital se explicó que “a raíz de esas limitaciones se sustituirá un 20% de la harina de trigo con que se confeccionan los panes por harina de maíz, lo cual incidirá en la textura de la corteza pero no en el sabor ni la calidad del producto”.

En Santiago de Cuba esta mezcla está destinada fundamentalmente a los centros de aislamiento, para conservar la harina de trigo destinada a la canasta familiar normada, según declaró Mario Labrada Ramos, director provincial de la Cadena del Pan.

En Santiago de Cuba también se usan otros extensores como plátano, boniato, calabaza entre otros, para suprimir una parte de la harina de trigo.

Desde octubre del pasado año, ante la creciente demanda, la entidad ha incrementado sus volúmenes productivos, sin alcanzar satisfacerla. En el primer cuatrimestre del actual año, de un plan de 17 977 toneladas, emplearon en sus producciones 23 852.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top