Connect with us

PERIÓDICO CUBANO

El caso de Otero Alcántara llega hasta el diario The Washington Post

Estados Unidos

El caso de Otero Alcántara llega hasta el diario The Washington Post

La nota desaprueba la “premisa institucional que busca hundirlo y que intenta disfrazar el carácter político de su arresto”

El diario estadounidense The Washington Post publicó esta semana en su sección de opinión en español, “El Post Opinion”, una columna del escritor cubano Carlos Manuel Álvarez que legitima la condición de artista de Luis Manuel Otero Alcántara.

Bajo el título “En Cuba el arte resiste pese a ser encarcelado”, el también director editorial de la revista independiente El Esturnudo califica de “compleja, bella y contundente la obra de Otero”.

La nota también desaprueba la “premisa institucional que busca hundirlo y que intenta disfrazar el carácter político de su arresto” al decir que este creador autodidacta no es un verdadero artista.

Álvarez, reconocido entre los escritores más importantes de su generación en Latinoamérica, señala que la obra de Otero busca revelar “el teatro de operaciones del poder”.

“Dado que lo que el juicio busca es otorgarle una identidad distinta, convertirlo en otro, incidir como un crítico perverso sobre el sentido último que el acusado ha logrado darse a sí mismo”,  la fabricación de un caso judicial es lo que viene a confirmar su condición de artista, según explicó.

De acuerdo con el escritor, al actuar de manera pública, Otero se ha convertido en el “chivo expiatorio” de la Policía Política.

“Aguanta el golpe y permite que la censura y la represión no se desparramen sobre otros actores de la sociedad civil, incluidos quienes lo desconocen”, expresó.

“Su cárcel paga nuestra libertad. Tal divisa convierte a Otero en un dilema general que, o bien te concede el regalo invaluable de la solidaridad, o te castiga con el refugio de la indiferencia”, escribe Álvarez.

El autor de ‘Los caídos’ indica que Otero ha trabajado “sin que ningún mecanismo de represión haya podido quebrarlo, con los dos elementos que más cela y donde más efectivamente trabaja un poder totalitario. El cuerpo y la calle. Sobre uno actúa el miedo, en el otro se practica el control”.

“Él solo se está liberando y educando a sí mismo, ensayando formalmente consigo mismo, borrando límites falsos entre arte y política para desplazarse con soltura, o reinventando constantemente los preceptos ideológicos que lo habrían convertido en otro individuo plano, apenas comprensible como alguien que se limita a negar la lógica de acción del poder”, opina.

“Otero entiende que todo poder ya incluye su negación elemental, y se escapa de ahí en la búsqueda de nuevas rutas. La multiplicidad de significados de sus apuestas, que se mueven sobre terrenos desconocidos y que, por tanto, en diversas ocasiones no sabríamos captar del todo, se debe a que están echadas hacia adelante por dos motores difíciles de encontrar en un mismo proyecto narrativo. Otero es, al unísono, un animal intuitivo y un sujeto crítico”, concluyó.

Si quieres recibir más noticias como esta, suscríbete GRATIS a nuestro boletín.

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top